miércoles, abril 30, 2008

Professor Ms. Gachas en acción

Amiguitos: grandes nervios ante la inminente clase o lecture que Gachas ha de dar en una Universidad de Nuevallorca el viernes. Cuando un amigo de Gachas, que es profe en la sección de literatura española en dicho centro le propuso a Gachas participar en una clase (en castellano), Gachas dudó: sabía que le iba a estar doliendo el estómago durante los 3 días previos al evento; sabía que iba a tener que tomarse un tranxilium esa mañana, pero a la vez no podía decir no a la experiencia de ver en acción a los alumnos de un college yanqui en clase, con sus grandes vasos de cartón, con sus gorras de beisbol, comiendo patatas fritas de bolsa en medio de la lección y arrugando el envase al terminar...

Por lo visto, como es costumbre del lugar (Gachas hace tiempo dedicó un post a este tema de la ingesta de comida en clase como algo frecuente en el mundo universitario norteamericano), pues Gachas no va a poder decir ni esta boca es mía al respecto. Se limitará a mirar todo lo friendlymente que pueda a las Megan y Rachels de turno cuando estas estén dando buena cuenta de sus patatas chips sabor quesadilla. Lo que Gachas se pregunta es: ¿tiene derecho el docente (Professor Gachas, en este caso) a hacer lo mismo? Parece como que no, porque como tiene que rajar más que ellos, pues tener la boca llena para eso es un lío.
Ahora bien, como parece que el sistema es tan participativo, a lo mejor a Gachas le daría tiempo a meterse un pinchotortilla en su cuerpo ibérico mientras los alumnos veinteañeros ejercen su derecho a la opinión y la participación. Lástima no poder comprobarlo.

5 comentarios:

SallanWorld dijo...

Amiga gachas, intente no ponerse (demasiado) nerviosa (las lectures salen mejor con un poquito de adrenalina). Cúrresela bien (más que nada para su tranquilidad), y cuando esté on the spot, sobre todo piense que Megan y Rachel no tienen nada personal contra usted (eso a veces ayuda).

Y sobre todo, no olvide empezar la clase poniendo su nombre en la pizarra, y subrayándolo. Como en las películas. Hágalo por mí, por favor...

Hans dijo...

Gachas está dotada de gafas (y aún 'gafapastas') lo cual facilita que, inmediatamente después del gesto de escribir el nombre en la pizarra y subrayarlo (que tan adecuadamente le indica Sallanworld) pueda bajárselas deslizarlas por el puente de manera que, por encima de las gafas, pueda hacer una 'mirada significativa de supervisión' por encima de todos los asistentes. Hágalo, hágalo: proporciona sensación de control.

Anónimo dijo...

pues cometé 4 peras! besos desde la península.

Baobao dijo...

Si tuvieras barba podrías mesártela. Esto siempre resulta, amiga, ¡te lo digo por experiencia!

Gachas dijo...

¡Es cierto! Baobao es una eminencia como Professor en una prestigiosa universidad polaca (de la Polonia cercana a la Costa Brava) y su experiencia me podría haber sido muy útil. No me mesé nada: lo cuento en otro post.