viernes, abril 11, 2008

Hablemos de fisiología. Hoy: el paladar


¿Cuántos tipos de paladar existen, amiguitos? ¿Tantos como personas? ¿Tantos como etapas en la vida del individuo? ¿Tantos como naciones?

Gachas se pregunta esto tras reparar en que gran parte de los alimentos que ingiere con agrado el adulto americano medio serían etiquetados como "guarrerías" por parte de las madres ibéricas de más de 60 años.

El ejemplo lo tiene Gachas en la casa donde vive, sin ir más lejos: viene todas las tardes la cocinera canadiense-portuguesa R., que lleva más años aquí que Carracuca y que está por ende acostumbrada a la comida de este país. De ahí que, sin inmutarse, nos diga: "de postre hay estas cookies de chocolate blanco y frambuesa", o "de postre hay estas jelly rolls" (como Filipinos de chocolate negro por fuera y oso de goma por dentro). Y tan ancha se queda. ¿Dónde están ese yugur, ese plátano que alimenta porque tiene potasio, esa cuajada con miel, esas dos mondarinas que se pelan fácil aunque luego por dentro sean pellejeras, dónde? La gochería de postre es pa niños y sólo con motivos tipo cumpleaños, navidad y poco más, no para adultos de entre 36 y 60 años y de lunes a viernes. Pero Gachas no sabe de qué se queja, si ayer se metió en el buche como 4 jelly rolls de esas.


Pero este ejemplo es muy extremo: hay otros más sutiles con los que no sé si estarán ustedes de acuerdo con Gachas. Por ejemplo, la pasta. La pasta y la pizza se consideran pa niños por los adultos españoles de más de 55. Ahora, como la población entera de España se está gurmetizando, ya se puede dar el caso de que la tía abuela pida unos tagliatelle con funghi, o una pizza con rucola de masa fina, pero en general cuando la España meno y andropáusica va al restorán, lo que pide es un arroz de los que tardan y son para 2 personas, un guiso o un pescado o carne vuelta y vuelta, y el pan con queso fundido y cosas por encima se lo dejan a los ñetos. ¿No les parece que es así? Es que aquí, y en muchos lugares del mundo no, por eso lo digo.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Es verdad, los gringos sólo comen guarrerías. Los británicos, también. No saben lo que es comprar materia prima y cocinarla, agarrar unas cebollas y unos tomates y unas pechugas de pollo... eso les parece magia. Por un plato con unas cebollas, unos tomates y unas pechugas de pollo del mercao, pagan bien. Confieso que las antiguas emigrantes como la que suscribe, nos aprovechamos en su día de esta inociencia gastronómica.

Aunque los jelly rolls suenan bien.

Ms T

P.S.: qué bien verla de nuevo, Miss gachas. Ya la estaba dando por muerta!

pablogamo dijo...

ah! ¡qué alegría la profusión de mensajes suyos esta semana! Y además con crónica de lugares y detalles de mi total interés.
La animo de todas, todas a continuar y no caer en los bucles de ostracismo blogueril.

Quieta, leona dijo...

Qué mareo Gachas, tendré que acostumbrarme de nuevo a esta alegría y a este vertigo posteadores!
Nuestro hijo mayor, que estudia este año en la pérfida Albión, llega a casa de vacaciones al grito de "Mamá, sólo quiero comer guisos de verduras de aquí a que me vaya..." Ni las huele, por aquellos lares, ni la fruta tampoco.
Me gusta tu pueblo.

Madame M dijo...

Pues a mi abuelo, que ya casi en paz descanse, le colocas una pizza delante de sus narices, se levanta de la silla de rudas y te da un bastonazo que no sabes por dónde te ha venido. Pero es que en Ávila tenemos ese carácter. De todos modos ya sabe qué opino yo de depende de qué pizzas (por cierto, desde entonces no la volví a ver... ¿tuvo algo que ver la gastronomía italiana? ¡Cómame bien, ande!

Hans dijo...

Cuán cierto lo de la garrofilia alimentaria sajona, y qué real eso de que la generación jubilada patria no asume que la comida pa'crios es omnialimenticia: mi Augusto Padre sigue pensando que lo de la pizza y la pasta es una especie de broma. Ni que decir tiene que no se comería un jelly roll a modo de postre ni de coña. Y ahora que lo pienso, yo tampoco.

Gachas dijo...

Amiguitos:¡¡Cómo me alegra que comenten con fruición los posts!! A ver si la furia posteadora gachesca dura y dura. Por el momento, como todo es nuevo, hay mucho que comentar con ustedes. Gracias por sus sabias reflexiones.