domingo, abril 13, 2008

Ocurrió

Amiguitos: tantas risitas con el post anterior y con el parásito de los cervatillos y ahora resulta que a Gachas le picó uno ayer. Probablemente cuando estaba escribiendo su anterior post ya lo tenía chupando bien de la pierna gachuna, porque lo descubrió ya por la noche, al quitarse el pantalón. Y tienen razón, comentaristas, ese "parásito" lleva el tradicional y postguerrista nombre de GARRAPATA. Y no se puede hacer nada salvo quitarlo con unas pinzas (eso hice ayer, aguerridísima) y esperar a ver si venía cargadito de una fea enfermedad cuyos primeros síntomas empezaría a notar la semana que viene. Si es así, la tetraciclina me salvará.

A Gachas le ha entrado un poquito de susto por la pata abajo y ha desplegado unidades móviles y todo para que le aconsejaran qué hacer al respecto: la opinión de todos los doctores y picados alguna vez por garrapatas es unánime: esperar. Parece tan frecuente en la zona que las mujeres hudsonianas deben de llevar en su neceser, además del espejito y del lipstick, unas pinzas para espulgarse.

Gachas ve en el baño las pinzas empleadas para desgarrapatearse y no sabe si tirarlas inmediatamente a la basura o qué. En cualquier caso, usarlas no las va a usar más: el martes irá al pueblo a comprar unas nuevas, o quizá una bolsa entera, como las maquinillas gillette, que se venden en packs de 10. El gran temor es que uno de los efectos colaterales de la picadura sea el crecimiento repentino y desaforado de un temible entrecejo y hasta el martes no pueda combatirlo.

14 comentarios:

djflow dijo...

Estimada Gachas:
Garrapatizada la leo. No sabe cómo lo siento. Aunque supongo que será una pequeña mancha en su, por lo demás, entiendo, agradabilísima estancia en Hudson. El entorno parace amable e incluso pelín cool así que la imagino encantada. A ver si tiene usted encuentros con gente del niuyor más culturetindi y los narra en su -¡por fin!- reflotado blojjjj
Felicitaciones y grandes besos.

Madame M dijo...

No le va a ocurrir nada más desagradable que la propia picadura, bicho incluído, en sí. No se me agobie, sita Gachas, que nos conocemos, poco, pero algo. Y, a no ser que le haya sido inoculada testosterona, estimo que su entrecejo seguirá siendo el que era.

Antonio Jiménez Morato dijo...

¡Dios bendito! Garrapatas en el Hudson, bichos alpinos que obligan a la selección de fútbol a vacunarse, yo me he bajado a comprar trampas de cucarachas. Los insectos, tal y como avisaban las pelis de serie B de los cincuenta, nos han ganado la partida.

Anónimo dijo...

Ya sabía yo que la iban a picar, Miss Gachas. Si basta que una se obsesiones...

La verdad es que sin conocer más que lo que usted nos cuenta sobre el suburbano Hudson, a mí me parece que debe ser un pueblo aburrido de narices. Una vez se acaba la novedad de que todo es diferente: las papeleras, las rayas en el asfalto, las guarrerías... suena a amable esquina residencial burguesita con parques de esculturas que la verdad... hace unos años, un amigo con poder me negó una beca en Reno (Nevada), diciendo: "no, porque el primer fín de semana tú te escapas a Las Vegas y ya no volvemos a verte el pelo". Y qué razón tenía!

JOHN MAYNARD KEYNES dijo...

El parásito es un espécimen con una fuerte carga metafórica. ¿Será esta entrada una dura crítica marxista a la sociedad estadounidense? ¿Acaso un sincera reflexión sobre la necesidad de romper de raíz los vínculos con la familia?... Por cierto, ¿escuece?

Gachas dijo...

John Maynard: no ejuece ni hace nada la picadura. Sólo hay que esperar, insisto a la posible ronchona. Pero me cuentan los lugareños que sus críos juegan descalzos por el campo, les pican a menudo y nunca han tenido lo que es la roncha. Sólo el marido de una de ellas, pero se quita.
Tanta precaución si uno va a Guinea y a Mali y en el Neoimperio Romano de nuestros días, miren lo que pasa.

Anónimo dijo...

Pero niña, si las garrapatas nos han picado toda la vida a los que procedemos de valles ovejeros. Sí que es verdad que a veces los perros pillan un virus asqueroso que si no se trata, puede ser fatal, pero en mi pueblo hay más veterinarios que médicos. Perros muertos por picadura de garrapata sí que conozco, pero gente, no.

Ms T.

pablogamo dijo...

No por hurgar en la herida, pero he de decir que la idea/imagen mítica de un medicamento (o medecina que diría mi agüela) que llevase en su prospecto la indicación: 'Cuidado podría crecerle desaforadamente el el bello entrecejil' me sulibeya.

Recuperse pronto de los peligrosos bocados de las bichas, amiga Gatxas

Gachas dijo...

Pablo Gamo, a lo que yo me refiero no es a que un medicamento haga crecer el vello entrecejil sino a que los side effects de la picadura, junto con la ausencia de pinzas (ya que las tiré a la basura tras extraer el fucking bich), pudieran generar un crecimiento no deseado de dicho vello junto a la imposibilidad de quitarlo por falta de herramientas adecuadas. Pero ya me hice con nuevas pinzas, por si acaso.
Pronto postearé mi visita de hoy lunes al Memorial Hospital al que fui esta mañana. Es que estoy un poco afectada (Gachas padece de hipocondria, por si no lo sabían. Acéptenla como es).

Quieta, Leona dijo...

Ay, qué ajjjjquito, desincrustar al bicho y luego despanzurrarlo!
Sensible que estoy, después de haberme pasado dos horitas de un sábado morning despiojando a mi niña pequeña.
Suerte que las pinzas son baratas, pero la próxima vez, límpelas con alcohol o incluso hiérvalas en vez de tirarlas.

Anónimo dijo...

Pues siéntase usted afortunada por tener acceso al Memorial Hospital, Miss Gachas: ya sabe que los gringos no tienen médicina pública y conozco historias de horror acaecidas a amigos por no poder permitirse el lujo de pagar un médico privado o un seguro médico. Y no estoy hablando de los pobres de la parroquia, sino de hijos de buenas familias burguesitas.

Pablogamo: recuerdo leer una vez un prospecto de medicina que decía "puede porvocar hirsutismo en la mujer". Desgraciadamente no recuerdo el nombre. Qué pena.

Ms T.

Baobao dijo...

Amiga, mucho ánimo, y sobre todo, tranquilidad, que por lo que dices lo que ha ocurrido parece de lo más corriente (además, la sanidad estadounidense, aunque de pago, es muy buena, y eso da una tranquilidad que no hay en, digamos por ejemplo, Pekín). Me muero de ganas de seguir leyendo tus andanzas americanas.
Un beso bien fuerte.

Recaredo Veredas dijo...

Las peores garrapatas son las polacas. Pueden causar la muerte. En serio. Has tenido suerte. Saludos.

Hans dijo...

Sielos, qué horror. Y qué cierto lo de la ausencia de información en los USA: vaya vergüenza, la ocultación de situaciones endémicas como la de los bicharracos que nos cuentas.
Espero que te encuentres ya bien.