miércoles, junio 15, 2005

Al rico dulce con gentilicio

En una cena opípara en la que ha participado Gachas hace un rato (y bien activamente, vive Dios que sí), se ha hablado de los ricos Miguelitos de La Roda. Para los que no los conozcais, los miguelitos son unos dulces cubiertos de azúcar glas y rellenos de una suave crema (corríjanme si me equivoco, hace siglos que no los como).
En un ejercicio de asociación libre, Gachas ha recordado también los mantecados de Astorga y el mazapán de Sonseca (Toledo). Y las frutas de Aragón y el polvorón de Estepa y el pastel de arroz donostiarra y el pan de Cádiz y mil dulces más asociados a localidades de la península. Gachas os invita desde aquí a feedbackear y proporcionar algunos más.

Además, Gachas se pregunta si el dulce asociado a una localidad es propio solamente de países católicos (recuerda borrosamente los cannoli sicilianos, por ejemplo), pues nunca oyó mencionar las ricas trufas de Inverness ni los pastelitos de avellana de Belfast.

5 comentarios:

Nadj dijo...

Y usted no tiene dulce regional? por que tambien existen las croquetas de mi madre, las magdalenas de mi tia y los .... de gachas

Gachas dijo...

No, Nadj, Gachas no tiene dulce propio. Si acaso platos típicos: "El tabulé de Gachas"; "El carpaccio de Mercadona de Gachas"; "La tortilla paisana del bar de abajo de Gachas".

Don Cristal dijo...

Me consta que las navidades de Malmö (Suecia) están endulzadas por una bomba calórica de chocolate llamada Negerbol (ver aquí), que según los lugareños es propia de allí, aunque se puede encontrar en otras partes de ese frío -sólo en el clima- y tan poco católico país.

Gachas dijo...

Gracias por responder al llamamiento, Don Glass. El resto de gachosos pasan de proporcionar información, y seguro que disponen de un gran saber sobre el dulce con gentilicio.

Por cierto: finalmente compré jamón serrano de gama alta (entre el normal y el ibérico). Estoy satisfecha: muy buena relación calidad/precio.

NEXUS_6 dijo...

Yo creo que se llaman "mielitos", de hojaldre y cubiertos de la miel que le da el nombre, se venden en tiendas de bollerìa industrial y otros productos a base de grasa saturada e hidratos de absorciòn ràpida.