martes, agosto 12, 2008

El juego de las tres diferencias



Como el tiempo es elástico, Gachas vuelve atrás y recuerda unas cuantas cositas de las vividas en Córdoba, Argentina. Por ejemplo, juguemos a adivinar dónde se hallan los tres elementos que hacen diferente esta clase o evento en una facultad argentina de Ciencias de la Información del que tendría lugar en su homóloga Complutense, por ejemplo.

(Solución (pero imagínense que está escrita al revés, como en los pasatiempos): Niña, Perro, Equipo de Mate).

Divertido fue asistir a una presentación de libro académico, volver a experimentar las sillas con apoyabrazo, escuchar a la gente hablando de redes de comunicación, de paradigmas y de cosas así con terminología de ciencias sociales. Y el perrito en el aula, paseándose como Perro por su casa; y la niña hija de un ponente también por allí, y el omnipresente mate en un apoyabrazo.

Y ahora otra fotito más de una divertida bebida refrescante argentina:



Así se llama, no porque sea un alegato contra la fiesta nacional ibérica, sino porque hace mención al lugar donde las reses se paran a abrevar. Se arma, como ven, una bonita analogía entre la sed toruna y la humana. Las hay de dos sabores: tónica y pomelo, y la manera de pedirlas es: "Por favor, deme una Paso de los Toros tónica" o "una Paso de los Toros pomelo". Y NO, como creía Gachas: "Una Paso de Pomelo" o "Una tónica de los toros".

2 comentarios:

Pablo Gamo dijo...

Gran refrigerio pardiez.

Seria demasiado fácil de imaginar en la Complutense (sección letras y otras inutilidades académicas) el perroflautismo esta muy extendido y nada me extrañaría ver un chucho en medio de cualquier contexto académico. Vamos yo sí lo visualizo.

La Semana Fantástica dijo...

La realidad es lo más, no lo olvides, querida gachas.