jueves, septiembre 22, 2005

El post manido que Gachas no va a escribir

...versaría sobre Kate Moss y los problemas laborales que está teniendo con H&M, Burberrys, Chanel y otras firmas a raíz de su afición demostrada por la farlopa.

...contendría una encendida crítica a la hipocresía de la sociedad de consumo, que ahora se rasga las vestiduras ante la imagen de la modelo dándole al turulo cuando seguro que los dirigentes de las citadas y prestigiosas marcas tienen el tabique nasal de titanio etc. etc.

... acabaría diciendo que menos hipocresía, menos marcas, menos top-models, menos obsesión por la imagen y más leer buenos libros de, por ejemplo, Primo Levi o Lobo Antunes para que se nos quite la tontería. Pero Gachas ha pensado que no lo va a escribir por el momento. Otro día, quizá.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hey, you have a great blog here! I'm definitely going to bookmark you!

I have a Resell Rights eBooks site/blog. It pretty much covers Resell Rights eBooks related stuff.

Come and check it out if you get time :-)

Gachas dijo...

¡Qué pedazo de spam me acaba de entrar en el blog! con emoticón y todo. No pienso entrar en el Resell Rights eBooks ese. Sé distinguir entre un comentario friendly y la basura electrónica. Además, los anglosaxons no leen a Gachas.

Hans dijo...

No! (dijo él con voz tronante) Pero, sin embargo, los latinos SÍ (más voz tronante, efectos de sonido con ralámpagos y truenos paquí/pallá)
Bien te veo, joven. A mi lo de la farlopa francamente me da igual (paso de consumirla, paso de que la consuman, francamente). Los anglosajones, para esas cosas, son de lo más pringao.
En cuanto a Primo Levi y/o Lobo Antúnes no les tengo en mis listas, ni siquiera en mis estanterías (de suyo, ahora en mis estanterías no sé lo que hay: estoy -urghs- de obras en casa)
Besos, Dama.

Xurri dijo...

Hipocresía? o aberración?
Explicaba una de las modelitos -amparada en el anonimato- que la que no le da a la farlopa engorda y queda fuera de juego. Pero le rescinden los contratos porque a la mayoría de las consumidoras les pagan la ropa sus padres.
Una muestra más de la irrealidad del mundo que tratan de colarnos. Es tan exigente alcanzar el estándar (precisa de aditivos), que no te paras a pensar para qué demonios quieres tu SER una percha.
La talla 34 debería estar en la sección de tallas especiales, y no llenando las tiendas para depresión colectiva. Siempre sobra a final de temporada, osea que por demanda no es. Está ahí porque nos insta al consumo. Somos definitivamente tontas.