viernes, octubre 21, 2005

Sustito mitteleuropeo

Gachas quiere compartir con ustedes lo que vio hace un par de tardes en el metro, a ver si le pueden aclarar algo sobre los tejemanejes que se traían entre manos esas personas y sobre su parentesco. A lo que voy:

Entran en Alonso Martínez (creo) 4 personas teutonas. Una chica sin derecho al voto aún, otra con el derecho recién adquirido y dos pavos de casi 50 (aunque así a primera vista parecían más jóvenes, por aquello de llevar ropa jipi e incluso uno de ellos hasta zurrón de piel vuelta con flecos y motivos geométricos diseñados por los Navajos o los Cherokees. Pero casi cincuentones, insisto).
Los cuatro se abrazaban entre sí formando una especie de corro de la Kartoffel extrañísimo e impropio de un grupo intergeneracional. Todos ellos tenían además como una extraña alegría en sus miradas límpidas y ojiazules que la madre de Gachas habría achacado a "esos van drogaos", y razón no le faltaría.

Gachas no entendía qué ocurría entre ellos: la joven que aún no había podido darle su voto a Angela Merkel o a Die Grünen o a quien ella tuviese a bien se abrazaba tanto a su ¿hermana? como a ambos señoritos en una búsqueda desmesurada de afecto. Ni que decir tiene que los señoritos tenían pinta de saber más que Lepe y unas uñas bien sucias y mugrientas, quizá por haber estado tallando madera o montando una tienda de campaña o plantando bulbos en su propio huerto.

Como Gachas es muy curiosa y muy mirona y se olvida de que lo es, se quedó fija un rato observando al del zurrón de Davy Crockett, que además llevaba rastas, pero enseguida tuvo que bajar la vista al darse cuenta de que el tipo la miraba con una expresión que le habría hecho pasar exitosamente el casting para protagonizar Der Untergang.

Gachas se asustó mazo y se acordó mucho de, cómo no, Houellebecq y de sus personajes jipis que tienen un morro que se lo pisan y que dan un mal rollo atroz.

5 comentarios:

sus-pi-kazz dijo...

Simplemente hilarante, Gachas. Una de las cosas que más me gustan de Houellebecq es su despiadado retrato de los jipis (de mierda, añado) ¡Uy, perdón!

Cracoviano dijo...

Lo de houellebecq con los hippies es de un frances que asusta.
Y es que emociona ciertamente como debajo de esa apariencia nihilista-existencialista,esconde el pobre michel un romaticismo atroz,y como todos los genios,un genio a la muerte,que te estriñes.(Notese que se trata de un estreñimiento freudiano)

Gachas dijo...

Mr. Krakow, ¿qué quiere decir "un genio a la muerte"? no acabo de entender la expresión.

Es cierto, Francia tiene problemática con los flower power. Será porque, como ellos fueron, son y serán tan tiesetes, no tendrán jamás valor para llevar flores en el pelo o ropajes indios.

¿Por qué no se saca ustez un blog como todo el mundo? le pega sacarse un blog.

cracoviano dijo...

Srta Gachas,no si tomarme su "porque no se saca usteZ un blog"? como una invitacion a no atormentarla mas con mis rubicundos post(Aunque solo una vez haya cruzado el rubicon).Comentarla que ya parcipo por desgracia en uno colectivo,pero de tan malo que es,ni se lo enlazo,no se vaya a poner con nausea existencial.
Lo del geio a la muerte es porque todos estos individuos con el superyo paroxistico se enfrentan a ella mordiendo el acantilado con los dientes,entre babas mas propias de un animal rabioso que de un ser humano consciente de su finitud.Vaya,que lo de la transcendencia,como que les hace in,y no quieren estar out.
Si me lo permite,por el momento solo disfrutare de su ingenio,sin atormentar al mundo con un blog de mi sola pertenencia.
Atentamente,su mas seguro admirador;
Srto Krakow.

Hans dijo...

Jipi-morroqueselopisa. Redundante, a fe. Como soy un padre tolerante, en lugar de decirle eso a mi tierna hijita le conté la versión de origen (amor, paz, flores, añossesenta). La sección morrazo-siglo-XXI se la explicaré más adelante.