lunes, mayo 18, 2009

Ah del castillo

Amiguitos, Gachas vuelve y de qué manera: de castellana vieja, con un cono puesto en la cabeza a modo de tocado y una rueca para tejer y tejer entre la hora del rezo y la del refrigerio. Y con sábanas anudadas para tirárselas por el torreón a los caballeros y facilitarles la subida a su ventana, faltaría más. Así vuelve Gachas y les cuenta que hasta principios de junio estará viviendo aquí junto a otras personas de partes del mundo diversas, especialmente de la obameña América.


El castillo es alquilado, al haberse retirado las ayudas para la compra de primera vivienda. El casero es un conde que fisionómicamente podría muy bien estar emparentado con Luis Escobar, el difunto actor a la sazón Marqués de las Marismas del Guadalquivir (inciso: quien es Conde de una marisma, ¿disfruta de un terreno pantanoso en la misma para construirse su casoplón? ¿y no se le enfangan los cimientos? prefiero entonces ser duquesa de un secarral, más práctico a la hora inmobiliaria). El susodicho conde lleva jersey de cuellopico (Gachas lo ha visto) y fuma tabaco de liar, pero no en la oficina del castillo, que la empleada no le deja si lo hace ("é vietato fumare qui dentro, signor Conte"). Así tratan los siervos de la gleba contemporáneos a sus condes, con ese poco respeto y ese prohibicionismo.

El castillo, como pueden ver en la foto, es modelo Exín Castillos, almenado y noblote. Tiene, como todo castillo del XV, sus bombillas de bajo consumo en las farolas y, además de las zonas más nobles, unas cuantas algo más humildes que invitan al recogimiento y a la meditación, rollo celda de Fray Luis o similar.


10 comentarios:

Macarrones dijo...

¡Albricias! Leyendo este post y viendo esas fotos dan ganas de hablar en castellano viejo y decir alcabala, folgar, alcándara y esas cosas.

¿Se lo pasa usted bien, gentil Gachas?

Quieta, Leona dijo...

Por fin, por fin, por fin!!!

Me gusta el Exin Castillo, por favor, cuéntanos más cosas y de qué fue la fiestuqui del otro día.

Ander dijo...

¡Viva, viva, Gachas ha vuelto! ¡Y con muchas cosas que contar! ¡No nos abandone, Gachas! Más léxico castellano viejo: maravedí, jubón, sayo, encomendar...
Besos.

Hans dijo...

Grande Gachas en su nuevo periplo itálico. Grandes nuestras esperanzas en verlo adecuadamente relatado. Grande el Conde (a pesar del jersey de cuello en pico) que aguanta que su criada le enmiende la plana nicotínica sin aplicar brutal represalia.
Besos, Doña.

Elvira dijo...

El interior tiene un punto manchego que le pega a usted bastante.

Gachas dijo...

Amigos, muy lejos de la realidad idiomática del castillo este lo de folgar (por varias razones), jubón, maravedí y demás palabras del castellano antiguo.
Aquí quien paga el contrato de arrendamiento es América, y por ende se habla su lengua por doquier. No debo morder la mano que me da de comer, lo sé (y bien que me da, aunque algún cucharón más de polenta esta noche se habría agradecido), pero alguna crítica sí que va a caer al mundo anglosajón transoceánico. Como está mandao, por otra parte.

Anónimo dijo...

¿Hay fantasmas? Aparte del conde jersey de pico, digo... Si los hubiera o hubiese, fermosa doncella (bueno, no folgará en tan vetusto... o sí, pero espero que lo de doncella no será literal)me llama usté al Friker y a su simpatíquísima esposa y nos echamos unas risas televisivas.

Madame M

La Semana Fantástica dijo...

Seguro que todos fuman en los jardines American Spirit, como si lo oliera...

Pablo Gamo dijo...

Me fascina el personaje de su Luis Escobar, quiero saber más.

Gracias Gatxas por volver y regalarnos más hazañas recreadas con su ojo clínico.

Gachas dijo...

Ay, no, Semana Fantástica, lo que se fuma aquí mucho es mentolado, curiosamente. Habemus un nigeriano entre nosotros y dice que allí el fumeque mentolao es muy popular.