viernes, agosto 04, 2006

Gachas gesticula

Esta tarde-noche, dentro de Los Veranos de la Villa, Gachas and friends han ido a ver Elizabeth I, espectáculo del vetusto Lindsay Kemp y sus mariachis que recreaba la vida de la polémica reina inglesa. Gachas, que lamentablemente no tiene ni idea de historia de ningún sitio, sólo sabía de esa queen que era virgen y que algo rarito le pasaba en cuestiones de género (ahora se diría así). Mediante el espectáculo, de poco más se enteró: era casi todo mimo, disciplina artística que Gachas había quedado en que detestaba tanto o más que el arte payasil (véase viejo post sobre payasos).

Gachas se fijó mucho en la géstica de los actores, tanto que pudo reconocer (y por tanto cree ser capaz de imitar ahora) los siguientes mensajes gestuales: "oh, estoy consternada"; "¿Quién anda ahí?"; "Dios mío, voy a enloquecer" y "¡Guardias, llévensela!". Gachas se ve perfectamente preparada para sustituir a Paola Dominguín (sí) en la compañía de Mr. Kemp.

El espectáculo le trajo a la memoria una escena en que los padres de Gachas, cuando ésta tenía unos 9 o 10 años, le contaron que habían ido a ver una obra de teatro sobre la citada reina en la que al final, oh, la monarca se quedaba en bolas y resultaba ser ¡un hombre! Los papás de Gachas sentían una mezcla de azoramiento y morbo muy candorosa al relatar el suceso del actor en escena mostrando su pene fláccido (digo yo) (dice Gachas). Tengan en cuenta que era la plena España de Calvo-Sotelo, en el 80 u 81 más o menos.

9 comentarios:

Madame M dijo...

Entiendo que declinara invitarnos a tan magno evento y se lo agradezco públicamente en éste, su blog. Debería usted, sí, es un consejo, dejarse llevar por la basicotería en algunas ocasiones: es más fácil de criticar y, encima, se echa usted unas risas. Confiese: ¿cuánto se rió vuecencia con los mimos? Recuerde, querida, que la iglesia negó los poderes curativos de la risa de la plebe durante años y años, y, discuple si me equivoco, muy dogmática en temas eclesiásticos nunca la he considerado... Aunque errar es de humanos, que no de sabios. Rectificar sí. Échese unas risas... ¿Cuándo nos vemos? Tenemos chistes horribles en el cajón de la mesilla de noche.

Jimina dijo...

Y pensar que quería ir. Gracias, Gachas, por este post. Me acabas de ahorrar una velada de mala leche. Y unos euros.

Al contrario que a madame m, los mimos no me ponen de buen humor, me ponen de mala leche. No me puedo reir de la gente. No puedo. No ahora. Sangre quiero.

Isabel I con pene. Dios. Santo.

Madame M dijo...

No, si a mí los mimos me dan casi tan por el culo como a ustedes (permítanme la cosa soez. Gachas ha dicho pene)),por eso yo le invito a ver espectáculos populares, no a mimos haciendo extrañeces pseudocultas. No sé, "Eva y su Madrid" y tal. Además, Gallardón, ese hombre, nos la ofrece (a Eva y a su pene, aquí estamos redundando, ya lo sé) de gratis en las populares fiestas del Foro y de la Villa que, por otro lado, amenazan a la vuelta de la esquina.

Anónimo dijo...

Cambiando un poco de tema, ¿puedo preguntarles que es eso de "Eva ysu Madrid", señoritas? Suena a espeztáculo de travesti postmoderna.

Ms T.

Madame M dijo...

Eva es una señora (creo, no la ví en mi vida) que canta cosas tan bonitas como: "cuando vayas a madrí, chulona mía, voy a hacerte Emperatriz de Lavapiés..." Creo que es coleguita de la hija de Olga Ramos. Son esas cosas que nos pone el alcalde para que bailemos chotis y no nos endroguemos en als calles. Cultura popular, lo llaman. El mimo no hace, pero el memo creo que lo hace un rato. Lo del pene me lo he inventado, aunque si la Pantoja padece de hirsutismo en estado avanzado, vaya usted a saber...

Anónimo dijo...

Cuando emigré a UK, me sorprendió encontrar diferencias culturales que no me esperaba. Me refiero a que personalidades de las arrrrtes que yo tenía como universalmente admiradas, pero que en sus países eran bien o artistas menores, o mucho menos considerados que en Ejjjpaña. Lindsay Kemp y Woody Allen son dos de ellos. Ya Woody Allen dice en las entrevistas que él come gracias al respeto que despierta en los círculos culturetas europeos, especialmente (curiosamente) en países no anglo parlantes. Yo doy fe de que Lindsay Kemp, también goza de un prestigio en Ejjjjpaña, infinitamente superior a su país natal, UK.

Ms T.

caleidoscopico dijo...

Bueno, tampoco es nada nuevo el que uno goce de más prestigio fuera de su país que en aquel que le vio nacer. Por la misma regla de tres que nos dice que, por lo general, tendemos a darle más prestigio o admiración a aquello que viene de fuera. Así en general y no, como necesidad, del extranjero. Para los que vivimos en ciudades de provincias parece que todo lo que viene de Madrid tiene más calidad; en casa, tu madre siempre te pone como ejemplo las notazas que saca el hijo del vecino; supongo que en la capital de reino, pasará igual con aquello que proviene de otras capitales europeas. Cómo no va a ser mejor una obra de teatro cuyo autor se llame Leonard Johannson, es un poner, que otra cuyo autor tenga la desgracia de llamarse José Ramírez. ¡Dónde va a parar!

Anónimo dijo...

Hola caleidoscopico.

Tienes toda la razón, eso de que "nadie es profeta en su tierra" es una verdad grabada en piedra. Sobre todo en Ejjjjpain.

Sin embargo, si por algo se caracterizan inglis pitinglis y gringos, es porque saben venderse y darse autobombo de una manera que ya quisiéramos en España, ya.

La manera en que los british han defendido a sus Young British Atists (Damien Hirst & Co), por ejemplo, y venden su pop, no tiene parangón en Ejjjpaña. La forma en que los gringos dfienden a los suyos por más patéticos que sean, es también a sangre y fuego.

En Ejjjpaña, tendemos a ser mucho más críticos con los nuestros y a creer que lo bueno, bueno, viene de fuera.

Mira si no, en UK y USA, apenas ves una peli que no esté hecha originalmente en ingles. ¿Subtitulos? ¿Doblaje??? ¡Jamás! Estos europeos ya están haciéndose los interesantes! Asi es como piensan.

Ms T.

maggie dijo...

En dos palabras: in sufrible.