lunes, agosto 21, 2006

Mercado Común

Gachas está en Holanda en estos momentos, disfrutando de una conexión wifi robada (o quizá, al tratarse de este abierto país, puesta a disposición de la comunidad para su uso y disfrute). Gachas está entre tristísima y alegrísima: pasado mañana se vuelve a Ejpaña (pero ese no es el motivo de la alegría) y fue ayer domingo cuando hizo el gran descubrimiento del viaje: la karnemelk, una leche como ácida, como si fuese yogur de verdad liquidísimo sin azucar ni nada, como el yogur salado para beber de los restaurantes árabes pero sin sal. La karnemelk tiene menos calorías que la melk convencional (60 calorías por vaso de 200 cl.) y ofrece un sinfin de posibilidades (que si azucararla, que si salarla, que si ponerle fruta y batirla etc.).
Buscando en google "karnemelk + leche" (para que salgan páginas en castellano) Gachas ha dado con varias traducciones de este increible producto de la vaca y del hombre a partes iguales, a saber: suero de manteca (¡puaj!); leche acidófila o suero de leche. Los internautas de habla hispana parecen detestar todos la exquisita e incomparable karnemelk: la mayoría de las veces que figura el término es seguido de un warning: no probar, asco, horror, no compréis el brick con letras rojas que pone "karnemelk" etc. Ellos se lo pierden.

Gachas se visualiza en España llamando a todas las puertas de los caseríos de la cornisa cantábrica preguntándole a la Estíbaliz o Covadonga de turno si le vendería unos litritos de esa leche como agria tan rica. O, si me apuran, llamando a la embajada de los Países Bajos en Madrid y preguntándoles cómo hacen ellos para conseguir karnemelk de contrabando. Pago lo que sea.

14 comentarios:

INTHESITY dijo...

lo de la estívaliz va a ser que no, yo lo veo más por el lado agurtzane, nekane, jaione o el socorrido a la par que tradicional maritxu. Con covadonga no me meto porque desconozco el trerreno al oeste de Bilbo, que de dominarlo no dudes opinaría, pero también me ha sonado a antiguaya.

Gachas dijo...

Yes, inthesity, he empleado nombres obsoletos, los primeros que se me vinieron a la cabeza. Yo creo que en Asturias no se trabaja el Covadonga, creo que es más un nombre de pija madrileña, como Almudena o Sonsoles, que propiamente de aldeana astur. No conozco los nombres de la región, quizá un tradicional Josefa sea válido. Para Galicia, yo creo que un Xurxo iría bien, pero no quiero hablar de Galicia, que me da mucha rabia el tema incendios y me enveneno.

INTHESITY dijo...

tranquila, disfruta tu momento bebedizo lácteo, que estás de viaje por el mundo, ya tendrás tiempo de emputecerte con la rabiosa actualidad en tu regreso a la sity.

Anónimo dijo...

La karnemelk la tienen también en este país, debe ser un alimento puritano y protestante. Se llama buttermilk y a los americanos también les mola ( definitivamente puritano, vamos).

Yo ya sabe uested que soy de la liga anti leche de vaca, Srta Gachas, sóplo bebo de soja y en el té. Mi yogur también es de origen vegetal.

Ms T.

Hans dijo...

Vaya! Nuestra Dilecta Gachas en los dominios del conejín*!
Covadonga, AKA "Cova", es nombre paradigmáticamente pijillo, en efecto (Sea en Ferrol, sea en Cádiz, sea en Zaragotham).
Estoy con Inthesity en lo de 'Marichu', pero con "ch". Lo de la "tx" es politización del lenguaje escrito... y ya puestos, 'Estíbaliz' se escribe con "b" y 'antigualla' con "ll". Ya perdonaréis que me ponga tan puntilloso, pero es que este blog y sus disntiguidos visitantes se caracterizan por un castellano impecable casi siempre y se trata de mantener el nivel.
¿Has probado, Dilecta Gachas, a echar un ojillo, a efectos de la karnemelk/buttermilk, a la Boutique del Gourmet en el Corte Inglés? Lo mismo te llevas una sorpresa (a precio de platino iridiado, eso si)
* conejín: koenijn. La reina, o sea
** La verificación de palabra ha sido (lo juro) muuugvxq. Una vaca que carraspea. Será por la karnemelk.

Madame M dijo...

No lo puedo evitar, puedo y quiero, en el fondo, que salga esta basicota que tan a gala llevo y que, se lo juro, me gusta, no me cae mal: ¿Y si deja la leche fuera de la nevera una semana? ea, lo dije...

la polaca dijo...

Las experiencias gastronómicas de Gachas en el extranjero, nunca dejan de sorprenderme. Se atreve con todo! Yo no soy tan valiente, francamente, pero disfruto enormemente de su forma de contarlo.

Gachas dijo...

A ver, amiguitos: que la karnemelk no es leche estropeada, que es como un chugur pero de verdad muy líquido, que habíamos quedado en que era suero de mantequilla (lo que queda fuera en el proceso de fabricación de la butter, de ahí su nombre en pitinglis, "buttermilk"). Madame M, me haga el favor de no pretender que me crea que usted es también una basicota culinaria porque tengo un MUY CERCANO RECUERDO de vuesa merced requejándose de una pizza porque que si está blanda la masa, que si parece puré etc.
Hoy Gachas, viniendo ya en vión desde Holanda, le ha preguntado a un pasajero holandés que hablaba buen castellano si no sabría él por casualidad dónde vendían in Spain la karnemelk. Como bien apunta Hans, me ha remitido al Corte Inglés, magna empresa fundada por Don Ramón Areces.

Anónimo dijo...

Lo que más me sorprencde del supermercado de El Corte Inglés es que parece venderlo TODO: que si quieres baked beans marca Heinz del Guayominí, váyase usted al Corte; que si se me antojan chocolatinas gringas Hershey compuestas por 100% azúcar refinado y colorantes, pues al Corte de nuevo; que si quiero buttermilk aka karnemelk, pues lo mismo. Es como una cápsula del espacio-tiempo: ¿cómo pueden vender todo lo que no puedes encontrar en un súper normal ejjjjpañol, en un espacio tan relativamente pequeño? ¡Nunca dejará de sorprenderme!

Ms T.

Gachas dijo...

Y tienen también su rinconcito kosher, Ms. T., y parece que caña de azúcar (que la comí una vez en la rue Kingsland, en un vietnamita, y se me quedó grabada a fuego la experiencia edulcorante e hipercalórica: ¡cómo mola absorber ese saborcillo, con gesto de tocar la armónica y chupar para dentro!

marta dijo...

Querida Gachas: la leche como ácida, como si fuese yogur de verdad liquidísimo sin azucar ni nada es un tipo de fermentación hidroalcohólica de la leche en cuya fermentación intervienen 7 bacterias y que en tu barrio se llama Kéfir.

Hay un paki en la plaza de Antón Martin, pegado al teatro, que vende uno casero que está de rechuparse los dedos pero el kéfir, mejor o peor, lo venden en todos los pakis y hasta en algunos chino-pakis de lavapies en unos briks pequeñitos por si hay antojo de madrugada. Esos no están tan ricos como el de la plaza de Antón Martín pero es mejor que un canto en los dientes.

feliz vuelta a casa

Gachas dijo...

Querida Marta (¿nos conocemos in person? ahora dudo): que no, que el hongazo ese que crece desmesuradamente en la nevera y que en un momento dado puede llegar a abrirte la puerta de casa si oye el sonido de la llave NO puede ser lo mismo que la karnemelk de mis entretelas, que no. Me niego a que lo sea, no lo acepto como realidad, lo siento.

Davidik dijo...

Reconozco que al principio me pareció que Gachas podía referirse a otras productos, pues es la primera vez que veo a alguien venir de Holanda añorando un producto que aquí es legal. Y lo peor es que por lo visto debe ser más dificil de conseguir que otros productos mucho más populares entre los turistas que viajan a Holanda.

A mi me encanta el kefir. Una vez me regalaron un puñado de bichillos de esos que me obligaban a beber un litro de leche al día. A pesar de todo me tenían demasiado esclavizado y un buen día me harté y los tiré todos. Como a todo el mundo que conozco el kefir le parece repugnante y sin embargo a mí me gusta, intuyo que me podría gustar el karnemelk, pero no tanto como para embarcarme de inmediato en un viaje a Holanda, y ni siquiera a la cornisa cantábrica, en su búsqueda.

En Rusia venden mucho kefir y otros mil derivados lácteos del estilo, que nunca me he atrevido a probar. A ver si me entero de cómo se dice karnemelk en ruso y pregunto a mis amigos si lo tienen por allí. Pronto volveré para allá. Si lo tienen y usted quiere a lo mejor le puedo traer unos litrillos.

Gachas dijo...

Gracias, amable rusófilo Davidik. En inglés se dice "buttermilk", en alemán "Buttermilch" (muy parecido) y en gabacho babeurre (todo gracias a Mr. Google).