martes, mayo 16, 2006

La gacha gabacha

El tema que nos ocupa après la visite a la expo de fotos de Isabelle Huppert es la hegemonía cultural de Francia en el mundo contemporáneo (o la no hegemonía, más bien). Gachas cree firmemente que Francia, en lo que se refiere a las artes, está más acabada que ¿el alcoyano?, ¿el rosario de la aurora?, ¿el Doctor Cabeza? (¿alguien sabe cuál es la expresión correcta, si es que es alguna de ellas? Busco en google y me salen otras como "estás más acabado que Héctor del Mar/que las maracas de Machín/ que el siglo XVIII/ que la Falange/ que Bonanza/ que Los Chichos". Elijan vds.)
Centrémonos: Gachas opina que Francia ya no tiene mucho que ofrecer en cuanto a tendencias y artes y cosas así. El bonito París es muy bello, eso no se lo quita nadie, pero no sale del rollo baguette bajo el brazo, boinita ladeada para chicas y simpáticos bistrós amelíticos que, todo sea dicho, empiezan a estar más pasados que... (véase el primer párrafo).
Francia está cansada de protagonizar revoluciones francesas y mayos del 68 y por eso ya no le queda energía para lanzar bandas de rock legendarias, artistas visuales polemiquísimos etc. Lo que a Gachas no le queda claro es si lo sigue intentando (Francia)o si ya directamente ha tirado la toalla y se limita a copiar lo que ve por ahí fuera en Londres o en otros lugares anglogermánicos. De ahí que (opinión de Gachas) sólo le quede la baza de explotar a sus dos estrellonas de la cultura: Michel Houellebecq e Isabelle Huppert, y pare usted de contar. A esos los tiene como Leopold Mozart tenía a sus hijitos Wolfi y Nannerl: de palacio en palacio, siempre trashumantes para entretener a la aristocracia. Lo mismito estos dos: que si una expo de fotos, que si un ciclo de cine, que si un libro polémico ambientado en la Almería malrollista del futuro, que si unas declaraciones polémicas sobre el Islam... Pobre Francia.

19 comentarios:

la polaca dijo...

No sé, doña Gachas, pero yo diría que el rollo baguette y boinita ladeada, es más bien la visión hollywoodiense de Francia en general y de París en particular. O sea, que ellos ya ni eso.

Monsieur Gitanes de Krakovia dijo...

Francia es la ultima esperanza que nos queda de una europa laica,librepensante y decadentemente intelectual,y SOLO en Francia y a su sombra,aparecen damas del lago de la talla de la Hardy,la Birkin y como no,mi adoradisima Carla Bruni.
El arte en Francia no puede morir porque ellos no creen en el arte,sino en las personas.
Son el unico pais humanista del mundo,con todo lo que ello conlleva.
Nuestro vecino del atico en esta escision africana ,sabe mucho mas de todo que nosotros,y ademas,lo lleva con elegancia.
Vive La France.
P.D.
Si aun no tienen el recopilatorio DVD de Serge Gainsbourg estan tardando,por su version con Anna Karina,la musa godariana,de ese mitico tema"Ne dis Rien",le pone los pelos de punta heteroseual y trancendente al mas abyecto de los seres.He dicho.

Anónimo dijo...

Como soy anglófila de nacimiento, ya he dado mi opinión. A mí Francia me aburre, me recuerda a mis amigas pequeñoburguesas del instituto con mamás que sabían tanto de todo y se sicoanalizaban.Ahí siguen, súper interesantes. Get a life.

Ms T.

Gachas dijo...

Sito Krakow, ¡Qué decepciones me da ustez! Además, Jane Birkin es british de pura cepa (la bonita costumbre gabacha de abducir al personal y hacerle creer que todos los juguetes son suyos). Y eso de "ellos sólo creen en las personas"... ejalofríos me dan de leerlo. Gachas se aleja más y más de Sito Krakow.
Francia nos aburre a Ms. T y a Gachas.

Serge Krakow dijo...

Bueno,si,es Brit,pero la queda tan bien ese acentito frances-verlainesco-sir thomas mallory que...Ademas,no importa,porque como usted dice,tampoco la bruni es Francesa,pero su alma si que lo es..Francesa,snob,y decadente.
Ustedes es que de modernas,se pasan de albigenses,oigan...Yo como ya rozo la treintena cada dia mas,me aferro y me aferro a las srtas maduras francesas como tabla de salvacion para cuando la prostata no reaccione como debe.
Todo lo que se idealiza nos ayuda a mantener el eros frente al tanatos,ya lo saben ustedes.
PD.
Su distanciamiento,srta gachas,me provoca un tenue sentimiento decimononico como de desden nobiliario que me resulta tremendamente refrescante,aunque sepa,muy a mi pesar,que con esa defensa a ultranza de lo brit que estan esgrimiendo ustedes dos,la srta MT y usted,solo estan haciendole mal a sus (Estoy seguro de ello)bellas y algo luciferinas almas.

Pablo Gamo dijo...

Solo decir que me ha gustado mucho su posteo de hoy amiga Gachas, como hacia muchos posteos que no disfrutaba de sus cosas.

djflow dijo...

Estoy muy con usted, la edad de oro francesa pasó tiempo ha.

Huppert no, Huppert no, Huppert no. Y me parece de una egolatría inconmensurable la expo de marras.

Y Houellebecq ¿no está ya demasiado contestado para ser icono? Creo que usted misma no disfrutño lo suficiente de su última novela.

En lo musical, empero, sí me parece que existe un representante chançon-pop incontestable: Dominique A, el GRANDE.

Eso sí: siempre nos quedará... Berlín

Gachas dijo...

Coño, Berlín! Claro, se nos olvidaba esa capital de ese país otrora tan odiado pero al que hemos otorgado de nuevo nuestra confianza gafapastista, es cierto.

Gachas dijo...

Gracias, sito Gamo, por el elogio. Su disfrute es el disfrute de Gachas.
Lo que se aprende así sin enterarse: yo que pensaba que Krakow era un pedazo de cuarentón y resulta ser un rapaciño. Y lo que sabeeee...

Jimina dijo...

Sigo aquí aunque no lo parezca. Sigo aquí... Claro que sigo :_(

quieta, leona dijo...

Yo voto por "estar más acabado que Machín". Perversamente sostengo que los franceses han acabado pagando bien caro tanta "grandeur", tanto chauvinismo y tanta nariz apuntando al cielo, pues tienen el mejor país de Europa en términos generales, pero a ellos no hay quien los aguante (de hecho, no se aguantan ni ellos); hacen un vino buenísimo, pero a los precios a los que los venden sólo los disfrutan los yankis, ni siquiera ellos, que se beben el Côtes du Rhone peleón; las señoras de buen ver que citáis como musas ya son abuelas, a excepción de la Bruni que, efectivamente, no es francesa. En definitiva, no pintan nada. Ahora bien, siguen haciendo buen cine, pero tampoco saben comercializarlo.

Eso sí, cualquier cosa antes que Berlín, ciudad que detesto, así como a sus moradores, con toda mi alma.

Gachas dijo...

Interesante, Easy, Tiger: nadie osa odiar Berlín nowadays. Y a sus moradores y a los iMacs de sus moradores caraacélguicos nadie los detesta. Qué curioso. Dé razones, ande.

Hans dijo...

Por formación y experiencia, soy muy galófilo; ojo: a mí me encanta Francia, y mucho menos los franceses. Y es paradójico en un urbanita como yo, pues realmente las ciudades francesas merecibles son pocas aparte de París (que claro, es la bomba, una de las tres capitales del universo) y Estrasburgo (que es más bien alemana, aunque les joda). Francia tiene un campo muy civilizado, y eso la hace magnífica.

Francia es el mejor pais de Europa, en realidad, pues es el más equilibrado: tiene montañas comme il faut (y por ello estaciones de esquí), costa mediterranea de categoría (y con ello la Cote D'Azur), a la gente le importa comer realmente bien y la hostelería lo cuida (hasta en los equivalentes franceses fast food: los Flamm's, por ejemplo).

Sin embargo, Francia concita en sí la excelencia en cuanto a la elegancia, y lo más burdo y soez; el Chateau Haut-Brion y el Côtes du Rhone malo que me dió la peor resaca de mi vida; Catherine Deneuve (a quien se parece mucho MBO, btw) y la mayor parte de las mujeres que ves por la calle, con esas frentes estrechísimas, esos cortes de pelo imposibles y ese aspecto en general patético; los Bugatti y los Peugeot... y la peor absorción de la inmigración de la Historia, junto con el nivel de fascistas sociológicos pequeñoburgueses más elevado del universo, también.

Por otra parte, si os diesen medio minuto para decir cinco compositores, cinco literatos y cinco filósofos de valía mundial de origen francés, seguramente os las veríais putas. Si os diesen el mismo tiempo para hacerlo con alemanes, sí que podríais. No os podéis hacer idea de lo que eso les jode.

Y es que no os engañéis: la esencia de La France no es el estilo ni la charme. Es la AUTOCONVICCIÓN; autoconvicción en cuanto a su importancia absoluta para todo. Todo francés piensa que Francia es el centro del universo. Puede que sea falso, pero esa conciencia les hace ser como son. "Chauvinismo, dame el nombre exacto de las cosas", me atrevería a decir.

Cracovianito Chez Maud dijo...

Totalmente de acuerdo con la srta o sr quieta leona en lo tocante a Berlin,y su aept txl,tegel.Otro "gallo" hubiese cacareado en la europa post prusiana estilo Lyndon,Barry,Makepeace Tackeray
aut.,si el fastuoso proyecto arquitectonico de ese ser que atendia al nombre de Albert Speer hubiese llegado a buen puerto,verbigracia de una grandeur que nunca retornara,por la de cosas feas que hicieron con los humanos seres sus estetas correligionarios.
En cuanto a las sras francesas que son abuelas,y aquello de que nada pintan..pues discrepando como podria discrepar sobre si esta viva o no la ofelia de milois,que aunque polvo sea,en lo transcendente,remanent.
Por darle un toque como de patafisica a todo este ideal frances,mas que nada.

quieta, leona dijo...

Odio Berlín porque en ninguna otra ciudad del mundo he visto tanta cara de amargura por la calle en gente joven; amargura, no de la que provoca la conciencia de no saber cómo vas a sobrevivir un día más, sino de la derivada del hastío vital o de una pose pseudomodernita de los c***nes que me da muchísima grima y ascopena (o ajjjjcopena, que diría nuestra genial anfitriona).

Odio a los berlineses porque son aburridos, grises, apagados, culturalmente les va lo gore y todo aquello que tendencialmente conduce al suicidio. Pero esencialmente, porque son profundamente racistas con absolutamente todo el resto del mundo, aunque se engañen a sí mismos bajo una máscara de falsa tolerancia.

Los franceses pueden resultar patéticos o risibles con su chauvinismo,dependiendo del humor con el que los miremos, pero los alemanes han sabido camuflar su falta de imaginación y su predisposición genética a liberar a la bestia que todos llevamos dentro, bajo una pátina de supuesta pero falsa eficacia, que los vuelve muy peligrosos.

Y volviendo al principio de este desahogo, os reto a pasear por una calle cualquiera de Berlín y por otra de cualquier ciudad danesa mirando las caras de la gente. ¿Dónde os quedaríais?

Gachas dijo...

Uy, Quieta-Leona, qué declaraciones. Me sorprenden porque Gachas, que enseguida detesta cosas/sitios etc. con gran intensidad, por más que lo intenta no puede hacerlo con Berlín. Creo que he sido abducida por el rollo cool y relajadete de Berlín y, aunque lo vea manido, no puedo detectar el olor a amenaza por ningún lado (claro, sólo he ido de visita y nunca a bujcarme las castañas allí). Y Dinamarca, qué curioso que aparezca Dinamarca así de repente, que nadie le presta atención. Holanda es lo único que me imagino así parecido, a nivel "un país y sus gentes", ¿sí?

INTHESITY dijo...

quizás no esté descubriendo nada, pero como artista te puedes sorprender con Orlane, que viene de francia, búscala en google. Te juro que hasta en París, paseando con ella por calle la gente se da la vuelta en la calle para mirar.
Del resto del país, las dunas y los bunkers de las landas y con las marcas de gafas, los franceses bordan la pasta, la gafapasta. Por otro lado odio a amelí y todo lo que suene a frenchy melancoly.
Cosas buenas tienen pero de ahí a ser cool y tendencia....

Gachas dijo...

Sí, inthesity, yo soy usuaria de gafapasta Anne et Valentin y doy fe de que es así. Y también Alain Mikki o no sé qué leches tiene buena gafapasta.

Gachas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.