viernes, julio 15, 2005

Santiago de Chile strikes back

con los nombres bizarros de sus calles: resulta que la sucursal de Random House Mondadori en Chile está situada en la calle Monjitas, 392 de la capital del país alargado.

No contentos con la Avenida Monseñor Escrivá de Balaguer, dedican una calle a la monjita desconocida. Entrañable sí es, qué duda cabe. Y una vez que han dado el pistoletazo de salida para ese tipo de nombres de calle, a Gachas se le ocurren cientos de miles de ellos también muy apropiados: Calle del Militar Chusquero; Paseo del opositor ("Restaurante Valparaiso: Opositores a Notarías , 23") y muuuchos más.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero niña, es que te han regalado las poaginas amarillas de Santiago de Chile? Nos imaginábamos que te gustaba la lectura, pero pensaba que eras mas exigente...

Ms T

Anónimo dijo...

Pero niña, es que te han regalado las páginas amarillas de Santiago de Chile? Nos imaginábamos que te gustaba la lectura, pero pensaba que eras mas exigente...

Ms T

Maggie Wang Kenobi dijo...

hmmmm, questrés... Igual se adelantan al resto del mundo e inaguguran la calle de San Juan Pablo II el Grande... Vamos, pa cortarse las venas a lo largo, digo yop

Gachas dijo...

Tytania, son casualidades. ültimamente no hago más que dar con nombres bizarros de calles santiaguinas, no sé a qué se debe. Si doy con uno más,lo consideraré una señal.

Anónimo dijo...

"Igual se adelantan al resto del mundo e inaguguran la calle de San Juan Pablo II el Grande"

Yo le llamaría Juan Pablo II el Enrollao, pero Juan Pablo II el Facha también creo que le iría al pelo :)

Ms T

Moblog dijo...

Yo me adelantaría todavía más y le dedicaría una calle a nuestro nuevo Papa: calle de Radtzinger Z. Qué miedito...