jueves, diciembre 25, 2008

Gachas con muérdago

Gachas sentía un fuerte deseo de postear algo navideño este año. No sabía bien qué, hasta que ayer día 24 vio en el tradicional telediario de mediodía la no menos tradicional noticia inventada y destinada a los ninios, en la que un Papá Noel más falso que Judas sale de Laponia en su trineo de tracción renal (renal de reno Rudolf) rumbo al mundo entero para repartir regalos esa misma noche a los que se porten bien y se coman toda la paletilla de cordero.
El presentador del telediario (ay, no sé ni de qué cadena era: en todas salía la misma estampa) trataba de otorgar credibilidad a la noticia espuria mediante comentarios solemnes parecidos a los que haría si se tratase de un suceso real: "Santa Claus ha salido hoy de Laponia bajo una fuerte ventisca rumbo al sur de Europa. Sus fieles ayudantes han cargado sus trineos de regalos para los más pequeños etc".
Mencionando esto aquí, Gachas sólo pretende dejar constancia de este gran highlight navideño televisivo, sin olvidarse de otro grandioso clásico que este año aún no ha visto (es más bien de año nuevo, quizá): el tradicional chapuzón en lagos gélidos por parte de hombretones rusos, normalmente vejetes, pero siempre sonrientes a pesar de que las extremidades ya no les respondan por el frío. A Gachas, de sólo escribir esto, ya se le ponen los vellos como escarpias.

10 comentarios:

SallanWorld dijo...

Feliz Navidad, Gachas!

Anónimo dijo...

Santa Claus también son los padres.

Madame M

Ander dijo...

Eso, eso, «Porque eso es lo que es: no 'una ilusión' o 'un juego' sino una mentira.»

Gachas dijo...

Ander, te veo firme en tu deseo de destruir las creencias populares. Así me gusta: de un machetazo.

A ver si se acaban ya las fiesticas estas, que me tienen frita.
Besos, mis comentaristas.

Ander dijo...

Creo que hace un par de años hubo un concierto de Navidad en la Casa Encendida y Astrud tocaron su canción Son los padres, de donde saco la cita. Creo que los abuchearon. Yo sólo cojo el relevo: «Y ahora ¿qué hacer, después de la primera gran mentira?»

Paciencia, amiga Farinetes, pronto se acaban. Más besos para usted.

la polaca dijo...

Lo de la inmersión en aguas gélidas sin que se les congelen los huevecillos a los rusos, creo que tiene mucho que ver con el trasiego de generosísimas raciones de vodka. Nada que ver con la valentía de la raza, pues.

Peñazo de fiestas, confirmo.

Gachas dijo...

¡Es verdad, Gachas se dice "farinetes" en catalán!... Me mola casi más que el término castellano, por aquello de la harinosidad.

La Semana Fantástica dijo...

Cómo sois, de verdad... Mentiras como la de los Reyes son necesarias en la infancia, hombre. ¿O acaso creéis que los niños no se dan cuenta de lo chungo que es todo? Sin creencias como ésa, ni un niño aguantaría.

Ander dijo...

Cierto, pero la sonoridad de «gachas» sugiere su pastosidad.

Lso Porvenires de la cultura dijo...

Nere aprovecha el debate para recordar un gran hito de su infancia ikastolera: el día en que, precoz y aguafiestas como ella sola, les contó a sus compañeritos que el Olentzero y los reyes (no existía Papá Noel por entonces, Laponia todavía no había sido descubierta)eran los padres. Los niños lloraron, se cabrearon con ella, fueron a chivarse a sus padres que por supuesto lo negaron todo y me pusieron de vuelta y media, y ahí comenzó el bullying (nada que ver con el restaurante de Adriá) y el ostracismo que duró toda la EGB. Felices fiestas. Pues eso.