miércoles, julio 09, 2008

GACHAS CON FLUVI



Amiguitos, por si no lo saben, Gachas lleva luchando para que no se despilfarre agua desde que estaba en primero de carrera, hace unos dieciocho añazos. Esta anézdota ya la ha contado en el blog, pero vuelve a hacerlo para entroncarla con una reciente: resulta que el Canal de Isa the Second ya en aquel momento estaba preocupado por el tema sequía; el ABC ya sacaba sus portadas de suelos yermos y agrietados con calaveras de vaca sobre ellos... en fin, que aunque no había Expo de Zaragoza, la angustia ya se cernía sobre nosotros.

Dicho Canal instaba a los madrileños a llamar por teléfono a sus oficinas para denunciar cualquier fuga o despilfarro de agua en la vía pública (no valía por aquel entonces llamarlos porque la vecina Mari Luz dejara corriendo el grifo mucho rato, por ejemplo). Gachas, que hace todo de modo compulsivo si nadie se lo impide (sí, todo, todo), llamaba cada dos por tres desde las cabinas de telefónica (recuerden: el móvil era un objeto infrecuente) en las que se quedaban atascados los duros de Franco y las de veinticinco día sí día también para avisar de cosas tipo: "oiga, Canal, que en la esquina de las calles Guzmán el Bueno y Andrés Mellado (¿son perpendiculares?) hay una boca de riego que no hace más que soltar agua".
Por esta acción, Gachas lo más que recibió fue una serie de cartas agradeciéndole su alto nivel de ciudadanía, nada de una cantimplora de regalo o similar, con la ilusión que le hubiese hecho.

A lo que vamos: Gachas no ejcarmienta y sigue, hoy más que nunca, con su preocupación por la falta de agua y con su compulsión hacia la protesta y la denuncia. Esto le ha llevado a escribir al mismísimo Ayuntamiento de Lanjarón, provincia de Granada, donde además de producir agua embotellada, despilfarran litros y litros de la misma en las fiestas patronales sin que nadie haga nada al respecto (aquí la lógica ibérica seguro que impera: "vale, hay que ahorrar agua, pero esta agua de las fiestas es de nuestro pueblo y hacemos con ella lo que nos da la gana" o similar). Gachas siente que esos SEIS MILLONES de litros de agua tirada así a lo tonto son como las cabras que antaño se arrojaban desde los campanarios.
En cualquier caso, Gachas ha recibido la respuesta de uno de los trabajadores del ayuntamiento (o de la web del ayuntamiento), y aquí abajo la pega y ya se va a dormir dicho esto, porque más no puede hacer (lo que querría de verdad hacer la llevaría directa al talego, básicamente):

Ésa es una preocupación permanente de muchas personas. Pero creo que no es problema, ya que el agua se toma de las acequias que pasan por encima del pueblo y acaba volviendo a las mismas acequias pero por debajo del pueblo (el agua se va por los sumideros de las calles). La única agua que se desperdicia será la equivalente a regar la calle, como se hace periódicamente en muchos sitios. Yo no soy fanático de esa fiesta (hace más de 10 años que no salgo), pero sinceramente creo que no hay tal derroche de agua como muchos dicen. El agua que no se gasta de esa forma acaba en dos sitios: en las mismas acequias o en las botellas de Aguas de Lanjaron (propiedad de Fonvella), así es que personalmente prefiero que vaya a las acequias. No sé si aporto algo a lo que comentas.

(Señor de la web de Lanjarón dixit)

10 comentarios:

Quieta, Leona dijo...

Qué genial que desde un Ayuntamiento el funcionario a cargo de las respuestas a las quejas ciudadanas responda lo que le sale de los mismísimos a título personal, ahí, ahí!
Y dicho esto, ¿vendrá usted a hacernos una visita para conocer a Fluvi personalmente, sita Gachas?
Un besote.

Anónimo dijo...

Qué dentera em dan las mascotas. todas. Desde Naranjito (help!) hasta este repugnante Fluvi, me parecen el triunfo de lo cursi y sentimental.

Aaaargh!!!

Ms T.

bao_bao dijo...

No sabía lo de las fiestas de Lanjarón; me parece vergonzoso (no he acabado de entender la respuesta, ¿acaso el agua que sobra de las fiestas va a las botellas de Font Vella?). Ahora que lo pienso, en otros pueblos de Cataluña se hacen cosas similares; en Badalona se hace el correaigua y en Tossa se echa agua de los balcones a la gente que lo pide por su fiesta mayor de verano.

Muy bien su iniciativa, sita Gachas. Deberían abundar iniciativas como la suya.

Gachas dijo...

Ay, Baobao, me llevo unos berrinches haciendo ese tipo de acciones justicieras a pequeña escala y que casi no compensan. Me siento a veces como llevando un uniforme de superheroina chusca de la MARVEL, como de tactel blaugrana con una capa brillante que ondea al viento.

Gachas dijo...

Esta es una respuesta a Miss T.: he autorizado, cómo no, su comentario sobre el traje de heroina hidrovengadora, pero he debido darle a un botón que no era y, glups, se ha borrado. Dijcúlpeme, no era mi intención censurarlo. Cuando quiera ponga más. Ha sido torpeza gachesca.
En cualquier caso, sí, es cierto, un traje de heroína hidrovengadora mesetaria debe ser azul piscina.

Gachas dijo...

Ya decía yo: Gachas no censura (casi) nunca. Resulta que el comentario de Ms. T sobre el tema agua estaba en otro post. Aquí lo repego:
Como siempre ha vivido en lugares donde el agua abunda, vuestra preocupación con la falta de no deja de chocarme. No os estoy criticando, es sólo que me pilla como que lejos.

Personalmente, creo que el traje de lycra de Súpe Gachas - la Hidro-Vengadora de la Meseta!- debería ser turquesa piscina.

Ms T.

Anónimo dijo...

Creo que va a necesitar vd las licras turquesa antes de lo que pensaba, Miss Gachas, chavala Hidro-Vengadora:

http://www.youtube.com/watch?v=GKG7QQDDfcA

:-D

Ms T.

SallanWorld dijo...

Disculpe el taco, pero nos ha jodido. Habrá que darle el Nobel de economía al de la web de Lanjarón: pues claro toda el agua, la que se derrocha y la que no, vuelve tarde o temprano a la Madre Tierra. El problema es que si no se aprovecha, hay que tomarla de otros sitios. O quitársela a otro.

Referencias:

Muertos, Toreros. Agüita Amarilla.

La Semana Fantástica dijo...

Jajaja, me ha encantao lo de "Yo no soy fanático de esa fiesta (hace más de 10 años que no salgo)". Confiésalo, gachas, haces estas cosas no por ecología, sino para leer respuestas así...

nostálgica de Granada dijo...

Querida Gachas:

Con la foto de la mascota Fluvi como gancho, esperaba una súper-crónica sobre la Expo zaragozana, para que Gachas vuelque a la opinión pública como sólo ella sabe hacer lo que muchos sentimos al visitarla. Piénselo, señora Gachas: debería imponerse esta visita con el sentido de servicio público que preside todas sus acciones.

Y sin embargo, este post no tiene desperdicio; eso sí: admita Gachas que la prosa del funcionario alpujarreño, por una vez, le ha superado. Cosas de la mala follá granadina, o de ese verbo florido que ya desde Lorca. Impagable lo de "personalmente prefiero que acabe en las acequias a en las botellas de Fontvella", y más teniendo en cuenta que el pueblo vive gracias a esa industria, que ha hecho famoso su nombre en media Ejpaña (hecho científicamente comprobado: de Despeñaperros pa' bajo, que decía mi abuela, no es posible conseguir agua embotellada que no sea de Lanjarón). Y deber la fama de tu nombre a algo como unas aguas benéficas, y no a algo peyorativo (pongamos por caso Lepe o a los enfadados habitantes de la isla de Lesbos), siempre debería llenar de orgullo a los lanjareños. ¿Por qué no le escribes, Gachas, a este funcionario tan simpático, y ahondas en las oscuras razones de su animadversión hacia esta multinacional? Seguro que ahí hay caso para un reportaje de denuncia ciudadana a lo CQC o Método Gonzo.