jueves, julio 26, 2007


Gachas at Trevi


Gachas, que se encuentra en Roma de nuevo pero sólo porque se olvidó un grifo abierto, pasó el otro día casualmente por la archifamosa Fontana di Trevi. Como no tiene mucha imaginación posteadora estos días debido a la calor, finalmente lo que ha decidido es insertar una bonita foto que homenajea un poco a ese pedazo de sociólogo-fotógrafo que es Martin Parr. Qué penica da el buen señor posando con su manita hacia atrás para tirar la moneda. Lagrimones se le caen a Gachas al verlo (y no es broma).

7 comentarios:

la polaca dijo...

Intuyo que la señora de la triste sonrisa que sale en la afoto no es doña Gachas, aunque también parece a punto de derramar lagrimones ante el gesto descaradamente turístico de su ilustre acompañante. Para cuándo doña Gachas sonriéndonos desde la pantalla, en pose turística o intelestuá?

mila dijo...

Señorita Gachas, si no se hubiera dejado usté el grifo abierto, no hubiera sido possibile que questto signoro tuviera agua en la fontana ergo no hubiera sido possibile captare questta bella instantánea.
E questa instantánea non che parangon.

Moblog dijo...

¡Querida gachas! Has vuelto. Qué alegría, hija, qué alegría. Seguiré leyéndote desde la submeseta sur :)

Anónimo dijo...

En Londres, he observado que dondequiera que haya una fuente, un puente pequeño, un estanque o algún otro detalle ornamental con dos pulgadas de agua en él, están siempre llenos de monedas. Lo achaco a la costumbre pre-romana de invocar la ayuda de los espíritus del agua y para ser pedante pero de verdad, recordad la imagen de la espada Excalibur saliendo del agua por la mano de la Dama del lago... ufff, esto sí que me ha quedado pedante, me vais a tenr que perdonar...

Volviendo al tema que nos ocupa: estos drtalles ornamentales con agua que veo en Londes, están siempre atiborrados de monedas pequeñas, de penique. No ves una denominaciñón mayor. Me imagino al pedigüeño místico invocando a la Dama del lago con su monedilla de dos peniques, pidiendo cosas imposibles como que le toque la lotería o que le haga caso la vecina nueva, que es modelo. Como que los dioses son tontos!

Ms T.

Estupor dijo...

El periplo del turista es tétrico, siempre es nostálgico y rancio, como lo son las películas de superheroes.

Madame M dijo...

En mi pueblo, disculpen pero estoy pelín rural últimamente, no echan monedas en la fuente, sino Fairy Ultra al limón. Así, cuando la encienden por la noche (la fuente), los coches se resbalan ante la carcajada general... Es que no hay cines, entiéndanlo.

Anónimo dijo...

Qué te apuestas que el tío de la derecha (mi derecha), con esa cara de listillo, está pidiendo que se le aparezca Anita Ekberg en la Dolce Vita :)

Ms T