miércoles, septiembre 13, 2006

Gachas erradica

Gachas ha descuidado un poco este su blog debido entre otras cosas a la desinsectación que ha tenido lugar en su pisito, operación que ha obligado a Gachas a pernoctar dos noches chez los gentiles vecinos (sí, Gachas tiene una señora madre donde quedarse, pero 2 cenas y 2 desayunos en lo de su progenitora aumentarían su peso en, mínimo, 3 kgs.).

En media hora erradicaron la plaga, que finalmente resultó no estar instalada cómodamente en los rinconcillos del hogar gachesco, sino que venía de abajo remontando 5 pisos de tubería aguerridamente, emulando al salmón que nada que te nada contracorriente para desovar (corríjanme si me equivoco: el consabido documental lo vi hace ya años). Para erradicar, el señorito venía ataviado de una mascarilla, un uniforme como de laboratorio de altos estudios bacteriológicos y con una especie de bombona rellena de algo a lo que el señorito erradicador llamaba lisa y llanamente produzto. Así, al acabar la operación, Gachas, que se fue a dar una vuelta durante ese rato para no perecer intoxicada, le preguntó si había insistido en zonas como rincones, armarios de la cocina etc. El buen señor dijo "sí, sí, he echado produzto por todas partes", y le aconsejó que en 48 horas no limpiase, para así dejar que el poderosísimo produzto actuara.

Al oir la palabra "produzto", así genéricamente (no "el producto" o "un producto"), Gachas se acordó enseguida de la desopiling canción del grupo Feria (antes Les Biscuits Salées), que pone música a las frases estrella de muchas peluqueras , una de las cuales es la grandiosa "¿te echo producto?".

Hoy Gachas ya ha empezado a eliminar los restos de produzto de su encimera y de su fregadero, pero ahora tiene paranoia de haber dejado secuelas en alguna parte y que, al dejar una taza boca abajo para que se seque una vez lavada, ésta se impregne del venenosísimo produzto y después Gachas se lo lleve a la boquita y ya la tenemos liada.

11 comentarios:

quieta, leona dijo...

te entiendo. Ayer le di unos achuchones con besos ventosa a mi hija pequeña, apenas tres minutos después de haberle echado unas gotas en el oído, y me fui a trabajar con la boca anestesiada y la sensación de haber descubierto un baratísimo método para lograr el "efecto silicona" en mis labios. Snif!

Madame M dijo...

Inhalamos de todo, querida (no me malinterpreten) y aquí estamos. En mi casa hay "produzto" acumulado desde los tiempos de Paco (mi alquilada jaima tiene ya sus cincuenta) y yo sé de uno que sigue tocando la guitarrita sin necesidad de bombona. De todos modos, ya sabe, con los nuevos tiempos todo se descubre en las autopsias.

mila dijo...

Una amiga mía, al sabio consejo de "échele produzto" que le dio la portera para solventar el atasco de su inodoro, pensó que el ácido sulfúrico era un buen ídem. Su suelo (techo del Bar Loli) se desplomó.

Aix, echaba de menos leerte!

Gachas dijo...

Mila, qué maja, yo echaba de menos postear en Gachas.

O sea, Ms. T, que no es tan fiero el produzto como lo pintan. Pero por el comentario de Mila y por mi experiencia personal, el concepto "produzto", así sin artículo ni nada implica un líquido o unos polvos abrasivos a más no poder, me parece. No concibo que "produzto" sea simplemente agua bicarbonatada o similar. El produzto tiene que llevar una calaverita de esas en el envase, y el teléfono del servicio nacional de toxicología (¿Alguien sabe where on earth está la sede del susodicho? ¿Álguien llamó alguna vez?)

Anónimo dijo...

Hey, que yo aún no he contribuido en este blog, estaba simplemente observando (como bien habeis adivinado).

El concepto "produzto" (me encanta) me hace pensar en Cillit Bang, con su botella de plástico rosa fluoprescente que causa conjuntivitis y su no menos hitriónico anuncio en TV. Tenemos el mismo en UK, sí. Es curioso como, según te haces mayor y tienes tu propia casa, estos productos de limpieza comienzan a tener su atractivo, tipo "uhmm, me pregunto si podría quitar esas manchas en el suelo del baño con algún produzto..." Cuando en el pasado, con un poco de lejía lo arreglaba todo. Y ya se sabe, empiezas con la lejía diluida y acabas dándole al ácido sulfúrico vía intra-tubería...

Ms T.

Gachas dijo...

Ay, sorry: por un momento me lié entre las personalidades de Madame M y Ms. T. Cada una muy distinta de la otra, sí, pero no sé, como ambas tienen ese puntillo cañí...

Es cierto, el concepto "produzto" es algo de la vida adulta. De pequeño o adolescente, uno/a sabe sólo de la lejía o del Vim Clorex para limpiar, y desconoce la amplísima gama que existe en el campo del produzto. Uno de los más inofensivos (e inoperantes) que conozco es el Febreeze, que en teoría quita olores de las telas (claro, no vas a llevar un sofá al tinte. La montaña irá a Mahoma en este caso). Lo usé una vez y, no sé, ahí está muerto de risa. Lo regalo.

Anónimo dijo...

La edad adulta, Srta Gachas, no sólo reconoce un amplio abanico de produztos, sino también de suciedad y mugres infinitas. De ahí que la radio, la televisión y el capitalismo en general, alimente esas paranoias de las señoras y continuamente invente produztos que prometen hogares inmaculados sin necesidad de arrodillarse.

P.S.: Es cierto, Fabreeze no sirve pa'ná.

Ms T.

Madame M dijo...

Mi pare, que es universitario y admirador de Diógenes, almacenaba (y lo sigue haciendo, sólo que yo ya no lo veo) libros, recortes de periódico, sellos, exámenes, papayas disecadas etc... en un piso de los de la ministra, pero con abuela incluida. Pues bien, mi mare, que no es universitaria pero sí muy inteligente y práctica, decidió que le iba a quitar el polvo a todo ello, incluidos hijos, la mare de mi pare, ergo: mi abuela. Hemos crecido en un ambiente plagado de ácaros y demás especies y, que yo sepa, nuestros pulmones siguen ahí. No es tan fiero el produzto, pues, como la calavera que seguro aparece en el envase. Ni que decir que como "quien a los suyos se parece, honra merece" mi plumero está intacto cual himen de monja de clausura (o eso dicen ellas).

quieta, leona dijo...

Yo llamé una vez al Instituto Nacional de Toxicología, después de comprobar con horror que le había echado a mi hija en los ojos unas gotas para los oídos, por error (este tema empieza a ser recurrente aquí, sorry); la respuesta del "experto" fue del tipo "pues si eso, obsérvela un poco y si no se queda ciega, pues eso, que no pasa nada". Ni que decir tiene que me tranquilizó profundamente.

Davidik dijo...

Los produztos realmente peligrosos no llevan ni calaveras ni van en botella amarillo fosforito. Una amiga mia, de pequeña, jugando a los médicos, se "curó" una herida imaginaria con un líquido transparente que encontró en un armario. El produzto ser ácido nítrico. No llamó al servicio de toxicología pero se hizo un buen gujero en plena tibia. Otro produzto contundente es la cocacola (supongo que por motivos comerciales prefieren no ponerle la calavera). Mi abuelo inventó una especie de extintor que echaba aire y cocacola y ha sido una revolución en todo el vecindario. Todos los vecino lo han probado. Sin duda es el produzto más contundente que he visto (lo que no impide que lo consuma).

Gachas dijo...

Quieta Leona: es cierto, dos anécdotas sobre gotas para los oidos en un mismo post son una plusmarca.

Yo también tuve experiencia tranquilizadora-por-pura-indiferencia ante personal sanitario: usé metanol(= alcohol de quemar) para limpiarme las manos de restillos de silicona (no de la de los implantes, de la de sellar alicatados y tal) y enseguida vi la calavera y el "Warning: no poner en contacto con la piel, puede sufrir quemaduras severas". Resultado: me fui a la farmacia de guardia a las 2 de la mañana, aún cuando caían chuzos de punta. Allí la voz lejana del boticario (ni se dignó a acudir a la ventanilla a mirar el desaguisado) me dijo que si no las tenía rojas o llenas de ampollas o me ardían, que Santas Pascuas. Y pacasa me mandó.