domingo, julio 09, 2006

Viaje al centro del gafapastismo

Hoy Gachas asistió a un espectáculo que incluía música+un poquito de cosa visual. Era un homenaje a Samuel Beckett con música de Morton Feldman y dirección (de la cosa visual) de Archim Freyer. Por si aún no se han percatado, el espectáculo era 100% gafapastista: una hora de música llamémosla mínimal y de visualidad a cargo de cuatro actores de blanco que hacían leves movimientos y que portaban figuras geométricas negras, simples y bidimensionales, a modo de cabezas. Un espectáculo inasible, en palabras (muy precisas) de un asistente al evento.

Gachas y su amigo J. O. han salido contentos del evento: golía a vanguardia clásica, a Mitteleuropa que tiraba patrás. También un poco a Malevich, aunque el montaje en sí fuese del 85.
Gachas ha visto cómo parte del público iba yéndose a medida que avanzaba el espectáculo, pero discretamente, como avergonzados de su no comprender nada. Eso le ha hecho pensar a Gachas que el respetable puede tomar hasta cuatro actitudes posibles ante ese tipo de espectáculos:

1) Salirse a los 10 minutos, no sin antes haber proferido unos cuantos gritos tipo "¡Sinvergüenzas!, ¡payasos!", "¡Esto ni es teatro ni es ná!".
2) Salirse discretamente a los 20 ó 25 minutos.
3) Aguantar hasta el final para intentar aprehender algo, aunque por dentro se piense que vaya truñete.
4) Captar el discurso de la obra. Comprender los distintos lenguajes que conviven en ella y, en definitiva, lo que está en juego en el espectáculo. Ser capaz de relacionar todo lo percibido con otras obras de artistas o pensadores y tener ganas de charlar al respecto a la salida del teatro.

Normalmente Gachas fluctúa entre los estadíos 3 y 4 ante un espectáculo así: se le ocurren comentarios que hacer; cree distinguir cosas que puede relacionar con otras ya vistas o leidas o escuchadas, pero todo a un nivel muy pobrecito y no sin pensar a ratos para sus adentros: uff, se está haciendo un poco larguito esto.

Lo bueno de lo de hoy es que Gachas lograba sentirse en el Estocolmo de los 70: todo tan blanco (la escenografía), tanta precisión, tanta seriedad y ausencia de chusquez y vocinglerío. Y de verdad lo más bueno, buenísimo de lo de hoy es que entre el público se encontraba Javi de Verano Azul (Juanjo Artero). ¡Quién lo diría: del barco de Chank a una instalación teatral de Feldman y Freyer!

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo, a pesar de que mi educación procede del movimiento gafapatista, no le envidio la velada que se ha metido entre pecho y espalda ni un poquito, Miss Gachas.
Menudo truñete, my darling.

Ms T

Madame M dijo...

Javi, de Verano Azul, lleva muy a gala lo de : "del barco de Chanquete, no nos moverán" y nunca, nunca, abandona un espectáculo... Eso cuentan.

Gachas dijo...

Ay, estaba yo esperando la entrada triunfal de Madame M poniéndome a caer de un burro por ser tan gafapastista y tan snob. Ella no niega ser basicota en lo que se refiere a la estética, al arte y etc. y probablemente, si alguien tiene razón (caso de existir la razón), la tendría ella. ¿Madame M, me recibe?

Y a Ms. T, como preveía, también le parecen un truñete este tipo de eventos. Guayominí te ha llenado la cabeza de cultura pop, dearest T.

Anónimo dijo...

Uy no, que vaaaaa: yo ya llevaba la cabeza llena de colores fluorescentes cuando decidí emigrar a Guayominí, imperio de la cultura pop auto-cosnciente por antonomasia. Por eso lo elegí.

Ms T.

djflow dijo...

¿Y no será que lo de "inasible" es más bien un "esto no hay por dónde cogerlo" en su más vulgar acepción? Recordemos que la Mitteleuropa y aún más la espantosamente seria Escandinavia también tienen su hermosa colección de farsantes...

Anónimo dijo...

La delgada línea roja entre arte y snobismo,¡que gran tema para no llegar nunca a nada en la discusión y pasar un buen rato....
Lo peor/mejor es que al final, sólo cada cual en su interior sabe si la cosa le gustó o se estaba tirando el rollete intelestuá. (y a veces, ni siquiera. También existe el autoengaño)

Hans dijo...

El espectáculo que glosa, Dilecta Dama Delicata, tiene un aspecto LETAL.

Mi actitud frente a cosas de esta suele ser más bien quedarme hasta el final, apurar el cáliz hasta las heces: si puedo deleitarme buscando referencias internas que me sean gratas, bien (uno es como es, qué le va a hacer). Si dan lugar a que pueda cagarme en la puta madre del inútil del director, realizador y aún del responsable de atrezzo por tratar de tomarme el pelo, igualmente bien. Uno es amplio de miras.
No me gusta la actitud tipo "1", sobre todo porque suele exigir una estética Sazatornil -calvorota, bigotillo de ex-gobernador civil...- que no me es propia. No podría representarla con soltura.
He de decir, sin embargo, que MBO reacciona bastante peor que yo a la vanguardia dura. No aguantaría ni siquiera los diez minutos sazatorniles, y sus gritos serán mucho más soeces, en general. También es cierto que MBO tiene la imagen -impecable, esplendorosa- que tiene, claro, y queda como la disidencia de una mujer muy guapa, super-stylish y con mucho criterio. Clásico, y tal, pero bien fundado. Está bien eso...

Anónimo dijo...

Creo que casi todos tenemos un sexto sentido para adivinar cuando nos están tomando el pelo en el nombre del arte y la cultura. Quizás, a veces, nos pillan con miedo a quedar de tontos o de que no nos enteramos. Este temor lo aprovechan algunos artistas, desgraciadamente, para utilizar un lenguaje o formato oscuro, retoprcido y premeditadamente difícil, para disfrazar el hecho de que no tienen nada que decir. Es un poco como el hidalgo pobre del Lazarillo, cubren su pobreza y sus remiendos con un capote.

Ms T.

Madame M dijo...

Yo no tengo ese sexto sentido por eso me quedo hasta el final en el cine, en el teatro, en una exposición sobre expresionismo o impresionismo, o algún "ismo".. A ver si lo encuentro. Y cuando alguien me pregunta si me ha gustado, digo: "ahá", para no significarme. Es que la pose Sazatornil me aisló mucho en estos círculos... De hecho, Gachas ni me llama ni me escribe.

Anónimo dijo...

Yo... bueno, voy a hacer una confesión: El teatro me cuesta muchísimo. Pero mucho, mucho. Voy una vez cada quince años o por ahí y nunca por iniciativa mía. En serio. Ya sé, ya sé, son cosas mías.

Ms T.

Cracovianito de Jour dijo...

El problema de base parte de la confunsion que genera que el mal llamado arte lo puedan intentar hacer suyo no los mejores de los hombres,esto es la arete intelectual de una republica cuasi neoplatonica,sino cualquier hijo de vecino,perroflauteros incluidos,con tal de hablar de la primavera de praga o la soledad de las feministas de fondo.En esto,como en el carnet de conducir,no deberian dejar a quienes no tengan menos de determinado cociente intelectual llevar las riendas,porque se ponen en peligro muchas vidas y muchas estabilidades mentales que de por si cuelgan de un fino fino hilo.
Cuestion aparte son los iluminados o tocados por la gracia de la divinidad,los meros transmisores.Ya se sabe que como en el amor,en el arte hay quien es por lo mental,y por lo divino.
A gachas por ejemplo se la intuye un ser mas mental que sentimental,pero al menos,nO se huele lo tibio,que tanto asco da en los pasajes de la biblia al nazareno,y que tanta nausea no satreana expande entre las almas de bien en estos tiempos,incluso en estos tiempos,que vieniese a decir otro tibio sabianiano.
Todo viene a ser mas o menos como la cancion de aute sobre la belleza,despues de escuchar la boheme de aznavour,o de una manera que todos lo entederemos,como si despues de escuchar a la madre de la pobre secuestrada en la flauta magica convencer al caballero con esa belleza que solo Mozart sabia dar a lo terreno partiendo de lo divino que una mente preclara siempre intuye porque es parte de el,lo hubiese escuchado leonardo dantes y comercializara acto seguido una "barrbacue" veraniega al son de los acordes de un ritmo obsesivo con siete octavas para que la gente anciana bailase ,como diria battiato.Pues algo asi.

Gachas dijo...

¡Diojmío, la de referentes que maneja little cracovian! Desde Mozart y su Singspiel a Leo Dantés. Así me gusta, pedazo de posmoderno es Mr. Crakow.

djflow dijo...

Mr. Cracow, aparte de un posmoderno de cojones es un fascista cultural. But ¡Ojo! No me malinterpreten y/o ataquen los políticamente corrrectos, bienpensantes o hippies a secas sobresaltados ante la palabra "fascismo": esto algo que no solo no censuro y/o critico sino que aplaudo, porque pienso exactamente igual que él.

Admiro, apoyo y comparto, además, su ataque a la tibieza. Sin pasión y contradicción (mental, semental o intelectual) no somos nada nadita nada.

Cracovianito Sofista dijo...

Gachas no olvida,o "No remorse gachaz"..lo de little me a conmocionado de profundis...Gracias.Lo malo es que uno va creciendo,y la frontera de los treinta si bien no alopece,si que asoma alguna cana rebelde.Tempus fugit.
Y en cuanto a lo de Mr Flow,solo redundar en algo que quiza se olvida,por lo de meter el dedo en la llaga..ojito con los fascistas y los comunistas de pro,que ellos,eran romanticos.Esto es,idealistas.
Lo malo es que con este silogismo a la gente se le quitan las ganas de leer werther,por la de cosas feas que hicieron los autenticos"romanticos".