sábado, junio 24, 2006

El amargo dulce ajeno

Gachas todavía tiene en casa algunos dulcecillos adquiridos (o que le fueron ofrecidos) en México. Ha ido regalando golosinas por doquier hasta que le han quedado éstas, las más incomprensibles: até de guayaba; cucharitas de tamarindo con chile; una especie de tallarines de colores que también parecen regalices rojos y verdes (raro, raro) y tabletitas de Pulparindo (de nuevo tamarindo con sal y chile). Gachas compró algunas de estas cosas para hacer la gracia, las ha ido repartiendo y ha visto cómo paulatinamente sus amigos han ido enfermando del estómago. Ahora duda si seguir dañando a sus allegados o si tirar todo eso a la basura. Su única esperanza es lograr encasquetarle (sí, doloroso verbo pero "regalarle" aquí no es lo correcto) las ambrosías mexicanas a alguien que sepa valorarlas de verdad, es decir, un nativo de México.

Gachas, que se las da de cosmopolita y abierta y bla bla, siente mucho dolor al haber llegado a esta conclusión. A Gachas le pirra probar sabores nuevos: es un hacha en lo que respecta al jengibre, que para muchos sabe a refreshing towel de avión; ama el cilantro como pocas cosas en la vida y, en general, no tiene prejuicios con el pejcao crudo (bueno, ahora de repente nadie parece tenerlos), pero reconoce que el dulce extranjero le perturba un poco. Gachas sólo acepta sin problemas el dulce de la Unión Europea (incluso el regaliz salado alemán), pero con las jellies temblonas estadounidenses, la pasta mochi japonesa que no sabe a nada pero cuya textura es repugnante y el dulce indio excesivamente mantequilloso (no me pregunten el nombre) no puede. Así es la cosa: justo en el dulce, que es donde parece estar la última esperanza de unión entre los pueblos, Gachas flaquea irremediablemente.

Nota: la cajeta o dulce de leche mexicano sí que le gusta a Gachas y mucho. En ese punto podría comenzar a establecerse el diálogo intercultural, sí señor.

24 comentarios:

Madame M dijo...

¿Has probado a barnizar los dulces que te quedan y hacer un collage para colocar, no sé, encima la tele o en el cuarto baño? Así tendrías un recuerdo imborrable de tu viaje y, doy fé, no se pudren... ¿Qué bichito orgánico querría vivir allí? A ver si nos videamos algún año. Deseosa ando, querida.

Davidik dijo...

También amo el jengibre, tampoco me sabe a nada la pasta mochi japonesa y no tengo el gusto de haber probado las otras cosas que dices.

Pero lo que realmente quería decir es que sepas de la existencia de dos nuevos gacheros incondicionales, de los que se ponen a leer desde el primer post y se mandan por mail extractos gachísticos: el amigo que me hizo saber de tu existencia pero es poco dado a dejar comentarios, y yo. Es un verdadero placer descubrir un blog como el tuyo. Gracias.

la polaca dijo...

El dulce de leche es un gran invento. El único dulce exótico que soy capaz de comer. Y no debería descartar la idea del collage que le propone madame m, podría ser revolucionaria. Sus fans querremos ver la foto.

superodiator dijo...

Aporto variante kitsch al barnizado golosinero con un imán u otro elemento magnético en la base que permita su lucimiento pegado en la puerta del fridge.

Gachas dijo...

Gachas está abrumada tanto por las ideas decorativas para su hogar como por los halagos ahí en público del buen Davidik. Gachas los quiere mucho a todos ustedes.
El tema imán de nevera con el dulce mexicano: I´m afraid que no va a resultar. Uno de los dulces es un ladrillote color toffee que dice ser "até de guayaba". Eso ni decora en la nevera ni en la vitrina ni en ningún sitio. Los tallarines esos anchos que digo están semiespachurrados y las tabletitas de Pulparindo...mmm, esas sí podrían ser porque su envoltorio es colorista y alegre, como el país que los vio nacer.

Anónimo dijo...

Srta Gachas, ya conoce usted cuál es mi canal holísitco, ayurveda, zen y de purificación del karma favorito:
El cubo de la basura. Si esas chucherías sobran en su paladar y en el de sus amigos, sobran en su vida. No se diga más.

Ms T.

Gachas dijo...

Razón no le falta, Ms. T. Gachas padece el síndrome de Diógenes en un estadio muy acusado de aquél. No puede tirar intacto el blocote de até de guayaba porque, al intentar hacerlo, visualiza toda la cadena humana y del reino vegetal puesta en marcha para lograr ese producto (pelado de la guayaba, triturado de la guayaba, edulcoración de la guayaba, prensado de la guayaba etc.) y le parece innoble desprenderse de algo que ha requerido tanto esfuerzo así como así.

la polaca dijo...

No lo tire, doña Gachas, no lo tire. Opte por la versión kitsch imán de nevera. La comida no se tira.

Anónimo dijo...

Gran problema...Pero,son realmente dulces?Pq yo al leerlo,pues se me antojaban chucherias, pero como aqui serian unos boquerones,anchoas,banderillas...todas esas marranadas saladas q no dejan de ser apetitosisimas...
No sé...lo de los imanes tampoco me da buena espina...pues no me imagino yo una banderilla barnizada sujetando una foto...
Está vd.delante de un problemón,pero por diós no los dé a nadie,sinó va a ser la culpable de una megapasa de gastrointeritis en la meseta ehpañola...y por supuesto ni se le ocurra ingerirlos a usted!

Gachas dijo...

Uno de ellos es como una almohada de esas cilíndricas que sientan bien a la espalda pero color marrón, con azúcar por encima. Cortadito en rodajitas a ver si hay suerte y el día del partido España-Francia , con la alegría ante los goles cae...

Hans dijo...

¿Quiere V. decir, DilectaDamaDelicta, que ve V. el jurgo? Dios... espero que no.
Por lo demás: a esos productos que trajo V. de MéxicoLindoYQuerido, aplíqueles basura, simple y llana. Si conserva V. mucho tiempo esas cositas, acabarán deviniendo biotopo de toda suerte de animalillos y/o bacterias, multiplicando por "n" su capacidad letal. Aunque estemos de acuerdo en que tirar comida es un pecado.

Gachas dijo...

Hansito: Gachas es de la liga antifúrbol de Leo Bassi (sí, se hizo en su momento) pero cuando el partido es contra el maligno, ahí se aplican otras leyes: cualquier energía que se invierta en batir a Francia en cualquier ámbito es siempre POCA, se lo dice Gachas britanófila, que intentará mandar neuronas a los jugadores de la selección española vía FTP cerebral.

Anónimo dijo...

Tiene gracia, los británicos tienen el mismo sentimiento anti-gabacho que los ejjjpagnoles. Todo viene de las guerras napoleónicas, les guardan rencor por lo que tuvieron que luchar por arrebatar al ejército francés invasor el monopolio de las guapas andaluzas. Pero gracias a eso, tenemos bodegas Osborne (nombre más británico no hay).
Me he ido por la tangente.
Tire esas chuches repugnantes, srta. Gachas. Qué pecado ni puñetas.

Ms T.

Gachas dijo...

Por la gloria de mi padre que no tiraré esas chuches (esto lo digo un poco en la línea "Lo que el viento se llevó"). Voy a intentar encasquetarlas, como ya os dije, y que los encasquetados hagan lo que tengan a bien, pero que mis ojos no vean como van a la basura esos blocazos de guayaba prensada ni esas tabletas de tamarindo enchilado.
Bastante me costó tirar el lápiz ese de plástico de 2 metros y medio, Ms. T. (Es más: creo que fue usted quien, a petición mía, lo tiró a la dustbin cuando pasó un tiempecito en mi hogar, didn´t you?)

Madame M dijo...

O sea que, lo de la futbol living´s a celebration at home tomorrow era una mera y burda excusa para encasquetar dulces mariachis (no confundir con músico mexicano de caracter afable)... Si ya decia un célebre guitarrista andalú que lo del furbol era rarísimo en usté, y que no da ni un duro por cinco minutos de concentración en el verde alemán... Dígale, dígale algo ahora, si se atreve... De verdad...
Y, escuche, en serio, esas golosinas picantes no crían bacterias, insisto. Imite, imite a Barceló, pero con menos olor a pescado varado hace meses. Oé y oé, querida.

Cracovianito Quintacolumnero Englund dijo...

Eso de que los españoles tienen sentimiento anti gabacho me gusta mucho,porque un servidor no solo no lo tiene,sino qu emañana,sabe que no perdera,porque o bien gana la tripa y lo hernan cortes que no quita lo valiente,o la razon y lo esteticamente correcto,y se llena españa con su derrota del espiritu revolucionario frances.
Y es que nunca debieron de marcharse de españa los pepes botellas y quedarse los curetas de siempre, y lo del dos de mayo,es un insulto a la inteligencia humana,con tanta loa a los pises lanzados por las ventanas y los aceites hirviendo y esas tontainas de que si curro jimenes esto,que si pepe botella lo otro.
Por culpa de acciones tan deleznables como las de lanzar orin a un ejercito que traia la cultura y el lavarse a diario,vienieron los lodos posteriores que tanto y tanto disfrutamos,dios mediante,iglesia catolica mediante,Anson mendiante.
Vive La france.

Davidik dijo...

Tirarlos, ni se le ocurra. Decoración kitsch, en vista de la descripción de los objetos, no me convnce. Tampoco me parece justo que su estómago o el de sus invitados (que seguro que son buena gente) tenga que pagar así la segura victoria de nuestra gloriosa selección ejjjpaññola.

Se me ocurre... si se lo toma en dosis muy pequeñas, que ni notará el sabor, y las va aumentando día a día, puede inmunizarse. Nunca se sabe cuándo podrá servirle... Una amiga mía decidió hacerse inmune a la cicuta (tras leer un libro sobre los Borgia) y ya lo es para toda la vida. En aquella época le hubiera sido más útil que ahora, pero nunca se sabe.

Anónimo dijo...

Hola cracovianito,
cuando comenté que los sentimientos anti franceses de los españoles son idénticos a los de los británicos, no quería decir (ni creo que dije) que todos lso españoles ni todos los británicos son anti gabachos. Sólo quería destacar que estos sentimientos, cuando se dan, curiosamente son muy similares, thatn en su forma de manifestarse como en sus prejuicios, en ambos países. Nada más.
Disfrute su francofilia, cracovianito, yo no se lo pienso impedir.

Ms T.

cracovianito con cilicio dijo...

Vlagame un cristol que no dije yo que usted afirmarel tal cosa,solo pretendia exudar mi francofilia,como usted la llama,por aquello de lo de la proyeccion freudiana que tanto mal me hace,srta MsT..
Y por supuesto que no dijo usted que todos los britanicos tienen flema anti gabacha,faltaria mas..eso lo digo yo,si no todos,la cuasi mayoria la tienen.Que si.
Pero lo de yo no se lo pienso impedir,me a sonado como a reproche por unas quizas no elegantes formas mias a la hora de exponer mis prejucios pro napoleonicos,que se fuera de lugar.Es por esto la ruego encarecidamente me disculpe y no me regañe por ello,y quedo totalmente a sus pies prometiendo enmendar mi conducta y como,expandiendome en el bello "global" que todos tenemos dentro,lejos de filias,fobias,y egos que nada bueno traen.
Por otra parte dio usted en la diana con lo de las bodegas osborne...gracias a ellas generaciones de españoles saben que dentro de ellos,hhhhhhhhhhhaaaaaaayy una estreeellllaaaaa

Anónimo dijo...

Cracocvianito, no estaba haciendo ningún reproche: la última frase de mi post anterior la he esrito con las mejores intenciones del mundo. Es lo de siempre, el problema de la falta de lenguaje no verbal.

Y en lo referente a las bodegas Osborne... es que si de algo saben los inglis pitinglis, es de darle al plimple siempre y en todo lugar. Son también responsables de introducir la ginebra en Menorca. Wherever I lay my hat, that's my home, que dicen ellos!

Ms T.

Gachas dijo...

Siempre me ha hecho mucha gracia la imitación de marcas no prestigiosas (al hilo de lo de la ginebra): tenemos "Larios", que de por sí no es la bomba (ginebra malagueña, hay una calle en Málaga dedicada al conde o duque de Larios) y algunos la imitan (en los todos a cienes del alcohol) embotellando igual un líquido transparente y llamándola "Lurios". Entiendo imitar "gucci" y llamarlo "Gucchy" pero Larios o Matutano o chorizo Revilla no, la verdad.

Anónimo dijo...

Eso, Srta Gachas, me recuerda a cómo describía un amigo suyo los Reyes de su infancia: "yo no tenía Reyes Magos, tenía Reyes Malos". Porque le traían todos los regalos de palo: Lelo en lugar de Lego y zapatillas Paridas en lugar de Adidas. "Pero Luisito", me imagino que le decía su padre, "si son iguales, en el colegio no se va a dar nadie cuenta". "¡No, no lo son! ¡No entendeis nada!"

Ms T.

Davidik dijo...

Y vaya si se daban cuenta... al menos en mi cole que eran superpijos, osea, superpijos. Al final aprendí a mandarlos a todos a la merde (como hizo ayer el maligno, felicidades cracovianito) y gracias a los reyes Malos no me converí en otro pijo como ellos.

Gachas dijo...

Ay, Davidik, si yo te contara: en mi colegiopijo, por su ubicación geográfica, había 2 tipos de alumnas: las pijorras-pijorras y las denominadas "paletas" por las pijorras (no me hagas decirte de qué lado estaba Gachas, que siempre intentó mantenerse en un virtuoso término medio). Las primeras insultaban a las segundas cuando las pobres criaturas llevaban envuelto el bocadillo y la pera de agua en una bolsa del PRYCA o de la Zapatería Aurori de su barrio. Jasdeputa las pijorras aquellas.