lunes, octubre 23, 2006

Gacce at Vaticano

Amiguitos (los que queden): después de un demasiado largo silencio administrativo (en absoluto debido a malas razones), Gachas vuelve desde su nueva ubicación: la ciudaz eterna y aperta de Roma.

Gachas confiesa no ser muy fan de la cosa italocatolicona (ni de la hispanocatolicona tampoco, que son primas sorelle), pero aquí está poniendo su mejor cara gachesca y paseando entre ruinas y turistones.
Lo que más le llama la atención a Gachas desde que está en Roma es la enorme cantidad de seres monjiformes que se ven por todas partes. Hay muchos formatos, pero muchos. Mil veces más que en su país natal: las hay con hábito color azul Yves Klein; las hay todas pequeñinas y jóvenes; las hay todas filipinas de negro; las hay de tez pálida y vestidas de azul pastel... En fin, un catálogo de verdad amplísimo. Mundo curil también hay, obviamente (es como el universo Barbie: no puede no haber Kens para amenizar), pero ahí Gachas no ha fabricado aún la tipología. Gachas está contenta al respecto y se siente muy segura por las calles de la ciudad porque sabe que estas personas tienen como un juramento hipocrático de hacer el bien por doquier, así es que si le pasa algo (tipo angina pecho, tipo apoplejía), siempre habrá un afable grupo de sores intentando desfibrilar o hacer un torniquete o lo que ellas vean que puedan llevar a cabo en ese momento.

17 comentarios:

Macarrones dijo...

No te fies, ellas huelen al enemigo y lo mismo te clavan una estaca en el vientre (las monjitas son muy fantasiosas y tienen mucho arrojo).
A mí las que más me gustaban eran una suizas que eran como un híbrido de enfermera antigua y monja con galones.

quieta, leona dijo...

¿Ya estás ubicada? ¿Y podremos ir a verte?¿Podremos, eh, eh? Qué envidia me das...

Madame M dijo...

Todo el mundo sabe que las monjitas de Roma llevan desfibriladores debajo del hábito. Incluso, algunas llevan ligueros azul claro y amarillo, que si una peca con los colores del Vaticano Deus te perdona, más que nada porque no puede madarte al limbo: se lo requisaron en la operación Malaya o, en su caso, Mal haya

Baobao dijo...

Fijaros qué mala leche gastaba la monja enana de Amarcord... Y qué eficacia para hacer bajar al loco del árbol.

Aquí en Pekín las enfermeras visten de color rosa.

Anónimo dijo...

¡Gachas ha vuelto! ¡Gachas ha vuelto! como ve no nos ha perdido, aquí estábamos entrando cada día en su blog, religiosamente, sin perder la fe, pues sabíamos que Gachas, en su infinita misericordiosa, no abndonaría a este pobre rebaño de pecadores. Por fin ha llegado la señal que esperábamos, en este día de bienaventuranza...

Nada, ya está, es que me sumerjo en el post hasta el punto de terminar hablando como un cura. ¡Ah no! que ahora los curas hablan de ETA y de ácidos bóricos. Vaya, hasta para cura estoy trasnochado. En fin, que le vaya muy bien en Ratzinger's Land y que no le de ningún infarto. Y hágame caso, no se deje que una monja la desfibrile y mucho menos que Ratzinger Z le haga un exorcismo.

Anónimo dijo...

Welcome back, Miss Gachas!

la imagen de monjas variadas me ha reocrdado a otra película d eFellini: roma. En ella, hay un sketch que consiste en un desfile de moda -con pasarela y todo- de hábitos para monjas, curas, obispos, cardenales y hasta el mismísimo Papa. En procesión ascendente de excesos indumentarios. Si no los ahs visto, no debes perdértelo.

Ms T.

Gachas dijo...

Gachas tiene CERO pero CERO cultura italiana (y dirán ustedes ¿´qué carajo hace entonces Gachas allí? ¿qué ha ido a perfeccionar si está en el nivel requetecontracero?), y ha visto la Dolce Vita, las Sandalias del Pescador y pare usted de contar. Eso sí: a Paloma Gómez Borrero se la sabe al dedillo. Gachas no quiere anunciar demasiado pronto cosas que aún no son del todo seguras pero quizá el 8 de diciembre conozca en persona a Benedict 16, en audiencia semiprivada. Toma.

Madame M dijo...

Contertulios...¡La perdemos!

Macarrones dijo...

La Virgen de Fátima predijo la conversión de Rusia y de Gachas, ¡aleluya!

Macarrones dijo...

La Virgen profetizó la conversión de Rusia y de Gachas, ¡aleluya!

Macarrones dijo...

Mi ordenador está un poco tonto, siento el spam... (será por hacer bromitas vaticanas)

INTHESITY dijo...

Ya veo a gacha asistiendo diariamente a su misa en latín, ahora que el mazinger se va a enrollar y va a aumentar el campo ritual hacia el pasado

quietam leona dijo...

Aprovechando que hoy hemos echado unas risas en el blog de Dwalks (www.itwalks.com) con los alucinantes objetos de Archie McAphee, te recomiendo una visita a su sección de monjas. Impresionante la pistola que dispara monjas voladoras (http://www.mcphee.com/items/11580.html)

INTHESITY dijo...

y juro por todas las monjitas de Roma que he querido poner gachas

Anónimo dijo...

Por fín su vuelta!!!!
Supongo es normal encontrar tantos especimenes y clases de pinguino!!!
Roma para ellas es como un Glaciar!!!
O mismamente como Marina d'Or para los peperos...Lo más!!

Paseló fenomeno y a ver si encuentra a un Gregory Peck q la pasee en moto.

Hans dijo...

Increible. Tras de semanas y semanas de entrar todos los días a ver si había nuevas de la joven, falto dos días y jops!, Mademoiselle cuelga post monjesco.
Envidia, envidia, y espera de la tipología curial, que promete mucho. Besos, dal-lin'

Gachas dijo...

Quieta, leona: vivo en una especie de boarding school ejpañol aquí en Roma. Ya ves, a mi provecta edad. Pero muy bonito el boarding, eh, que no se diga.

Saludos al comentarista baobao que de verdad de la buena nos honra con sus comentarios desde PEKIN, jarrl.