viernes, octubre 15, 2004

Healthy life de esa

Llevo una vida tan saludable que podría vendérosla por muchos modernos euros: no fumo, no bebo alcohol apenas (salvo vino de vez en cuando o gin-tonic esporadiquísimo); no como charcutería (salvo lomo embuchado del bueno esporadiquísimamente y jamón serrano, pero esto último no cuenta porque el Dr. Marañón decía que era bueno y bla bla); no como fritangas (salvo croquetas caseras de nuevo esporadiquísimamente y siempre fritas en buen aceite d´ejpaña); no tomo café (salvo algún cappuchino descafeinado o café bombón igualmente descafeinado); no consumo drogaínas nocivas (y aquí no hay "salvo...."); no hago ejercicio (salvo algún paseo esporadiquísimo).


3 comentarios:

Anónimo dijo...

ays, no...
la vida insalubre...viva viva
y yo tampoco hago ejercicio...


fagot

Jimina dijo...

A mí me han prohibido todos y cada uno de los ingredientes que forman las croquetas. Y las echo mucho de menos. Eran el eje de mi vida, las croquetas. Malditas, grasientas, esponjosas, saladitas, llenas de ricos tropezones... Aaaaargh, están buenas sin freir, están buenas cuando sólo son bechamel. Están buenas las de queso, las de jamón, las de huevo, las de pollo, las de restos de carne, las de espinacas, las de zanahorias, las de bacalao (sólo Casa Labra)... Es un mundo maravilloso que ahora no puedo disfrutar.
Se me está haciendo la boca agua.
Son tan maravillosas... No pueden ser malas, bajo ningún concepto.
Buaaaaaaa, ¡ y tengo lengua de vaca y no me apetece, porque la receta no es la original y así da mucho repelús! Buaaaaaaaaaaa, ¡quiero comer cosas normales!
Tengo unas ganas de comer pan...

Me voy, que empiezo a parecer una persona muy rara...

Gachas dijo...

Deduzco que Jimina padece algo que le impide comer farináceos. O que ha ido a un doztor alternativo que te pone a regímenes inusuales ("no comas harina ni apio", "prohibidos terminantemente el tomate y la caza"). Pobre Jimina, con lo erudita en cocretas que tiene que ser. Y qué razón tiene: viva la croqueta fetal, cuando sólo es bechamel, o bechamel y pan rallao crudazo y blanquecino.